SOMETHING WICKED THIS WAY COMES...

29 de noviembre de 2012

Atrapa una nuez - Reto #1 Sintonías de series

(Entran Morrigan y Dark Heart al escenario, que parece el decorado de un concurso de la televisión).
DH: (Abre una lata de aplausos y deja que suenen, deleitándose en el sonido) ¡Bienvenidos, nueceros y nueceras, a nuestra entrada de hoy!

M: Como podéis observar, os traemos una nueva sección llamada: Atrapa una nuez. Teniendo en cuenta que es una especie de concurso, supongo que el nombre no es el colmo de la originalidad. Teníamos muchos otros: Un, dos, tres responde otra nuez, ¿Quién quiere ser nuezllonario?, La nuez más débil (te puede romper un diente)...

DH: Colega, ¿dónde está mi nuez? Y, probablemente, la más sorprendente: Ahora cae una nuez (y no te abre la cabeza de milagro). Como podéis ver, hemos elegido la más normal, ya que no nos gustaría asustar a nadie que se pasara por aquí por primera vez.

M: Pero antes de que os frotéis las manos u os emocionéis con la posibilidad de conseguir cosas gratis, tenemos que advertiros una cosa. Una cosa que ya os dijimos una vez.

DH: The cake is a lie.

M: Ahí esta. Aquí el regalo por acertar será la satisfacción personal, nuestra felicitación y 333 nueces de oro imaginarias para que dispongáis de ellas de la forma que juzguéis conveniente. Eso sí, no juguéis al ping pong con ellas. La gente os mirará raro. Creerá que estáis locos.

DH: Ni al billar. No es que nosotras lo hayamos hecho.

M: Por supuesto que no... En esta sección os plantearemos un reto para que lo resolváis. En ocasiones será con canciones que deberéis adivinar, otras con pistas sobre los autores, otras con portadas difuminadas... El caso es, que os desafiamos. (Se pone un guante de lana. Se lo quita y lo arroja al suelo).

DH: *Mira al guante* ¿De lana? ¿Eso no es un poco cutre? Esperaba cuero, al menos. Como sea, esta vez el reto corre por completo a cargo de Morrigan, porque yo de series no tengo ni idea. Para que os hagáis una idea de lo mala que soy, solo he acertado 4 canciones de 13, lo cual no esta mal para una persona que apenas enciende la televisión, claro.

M: (Se aclara la garganta) Así es nueceros y nueceras. El reto de hoy va de series. 13 sintonías, 3 minutos, 1 reto. ¿Quién será el afortunado que se lleve las 333 nueces imaginarias? Y lo más importante, ¿estáis leyendo esto con la entonación de un showman televisivo?

DH: ... No sé de qué me hablas.

M: El objetivo es que adivinéis a qué series pertenecen las siguientes sintonías. No hace falta que las digáis todas. Solo las que sepáis. Y no pasa nada si están repetidas. Queremos saber cuántas sois capaces de adivinar. Ganará el primer nuecero que consiga nombrarlas todas. Además, podéis pedirnos... pedirme pistas. Os las daré encantada, con toda la maldad amabilidad del mundo. Dentro vídeo:



DH: ¡Esperamos vuestras respuestas, como siempre! ¡Gracias por participar... y que la fuerza os acompañe, jóvenes nueceros!





P.D. DH: Por cierto, Morrigan, ¿cuántas de estas series has visto?
M: Pues entre... trece y todas.
DH: Tienes mucho tiempo libre ¿verdad?
M: No. Tengo insomnio. Uno muy aburrido que no da conversación.

24 de noviembre de 2012

Debate (in)formal - Libertad de expresión en la bloggosfera + Nominación


(Se abre el telón. Aparecen Morrigan y Dark Heart en unos estrados que recuerdan en forma a los del congreso, pero sin llegar a parecer un circo.)

M: Bienvenidos, queridos nueceros. ¡Sentimos haberos tenido tan abandonados!

DH: ¡Pero gracias por seguir ahí por el momento! En algún punto os cansaréis de nosotras y nos enseñaréis dónde está la puerta, pero hasta que eso ocurra, os seguiremos queriendo. La verdad es que las causas de nuestra desaparición han sido ajenas a nosotras... y Morrigan os las explicará. ¿Querida?

M: La culpa la tiene la filología inglesa. Empiezas a leer un texto y terminas tomando el té con un montón de señores filósofos que te dicen que debes deconstruir un texto como si se tratase de una tortilla de Adriá.

DH: ¿Por qué deconstruyes las tortillas?

M: No las deconstruyo, es que cuando me salen media crudas siempre queda más bonito que decir: "cuidado, puede contener Salmonella". Y lo mismo se podría aplicar a los textos... Porque por culpa de mi verborrea a veces da dolor de estómago leerlos. Como ahora por ejemplo... Nos hemos ido un poquito por las nubes. Centrémonos.

DH: Queremos anunciaros que nos han nominado a los Oscars... Los Oscars de blogger, claro, porque a los otros nos han prohibido asistir. 


M: Un pequeño malentendido con Brad Pitt. Creyeron que queríamos secuestrarle. Falacias. El caso es, que nos han nominado a los Literature Blog Awards en las categorías de Mejor Contenido y Mejor Blog Joven. Gracias a la organización por la nominación, nos ha hecho mucha ilusión. 


DH: Podéis demostrarnos vuestro amor, por supuesto, en forma de votos en este enlace... Aunque también aceptamos pasteles.

M: O galletas. O magdalenas. Lo cierto es que es muy fácil tenernos contentas. (Se oye un carraspeo al fondo de la sala proveniente de una mujer que se parece sospechosamente a E.L. James). Parece que alguien discrepa. Y eso está bien. Porque es para lo que os hemos reunido hoy aquí. Para discrepar, para debatir, para exponer vuestras ideas sin lanzar vasos de agua a la cara a nadie.

DH: Es cierto. Estrenamos sección, como podéis comprobar por el cambio de escenario. Hemos decidido llamarla 

D E B A T E  ( I N ) F O R M A L

Sí, el paréntesis era necesario: nos gustan las ambigüedades, como bien sabéis.

M: Así es. Pretendemos que esta sección no sea simplemente una exposición de hechos y opiniones nuestras. Queremos llevarlo más allá. Queremos debatir con vosotros en los comentarios. Y que debatáis entre vosotros. Que sea una especie de... club de debate en el que todos hablan con todos y no únicamente con los organizadores... Me pierdo en la metáfora. Lo que quiero decir, es que os agradeceríamos que participaseis activamente.

DH: Al menos, sabemos que algunos lo haréis, porque normalmente vuestros comentarios son brillantes. ¿Por qué tenemos que quedarnos en el comentario que ponéis y por el que os damos las gracias? ¡Hagamos algo grande! ¡Dominemos el mundo! Y sí, seamos reinvindicativos, ¿por qué no?

M: Lo único que pedimos, como siempre, es respeto. Nada de palabras malsonantes o tendré que lavaros la boca con jabón.

M: Pero lo mío es solo en la intimidad. (Frunce el ceño). Eso ha sonado raro. Corramos un estupido velo y pasemos al tema que nos ocupa: 

L I B E R T A D  D E  E X P R E S I Ó N  E N  L A  B L O G G O S F E R A

DH: La libertad de expresión es un tema peliagudo en muchos sentidos. La mayoría de la gente dirá que es indispensable y, por supuesto, nosotras coincidimos. En la prensa, en internet... siempre deberíamos poder expresarnos libremente.

M: El hecho de si debe haber o no libertad de expresión, no es la pregunta. Porque seguramente todos diríamos que sí. La pregunta es, ¿dónde están los límites de esta libertad? Para algunos, en ningún lado. Para otros en el punto en el que se pasa de lo agradable a lo políticamente incorrecto, y para muchos otros el límite es el respeto.  

DH: Nosotras consideramos que el límite es el respeto. 

M: Exactamente. Y también creemos que cada uno debe imponerse sus propios límites. Sin presiones externas. Cada uno debería poder decir lo que quiera. Por ejemplo, a mi no me gusta el humor demasiado negro (que habla de casos reales y cosas así). Me parece de mal gusto. Pero entiendo que haya gente a la que le guste y que la persona que lo emplea está en su total derecho de hacerlo.

DH: Es normal, aunque a los nigromantes tengo entendido que les encanta. Bromas aparte, últimamente no hemos podido evitar fijarnos lo fácilmente que se critica a la gente con blogs. Y lo peor es que se critican entre ellos. Por hacer una mala reseña de un libro, por hacer algún comentario que a lo mejor viene poco a cuento... por cualquier excusa, en definitiva, por si no os habíais dado cuenta. Morrigan y yo estamos en contra de estas actitudes, por supuesto, como encantadoras damiselas que somos. Nunca alzamos la voz ni perdemos la compostura. Muchos deberían aprender de nosotros... ¡¡DEJA DE FRUNCIR EL CEÑO, LECTOR, O TE SACAREMOS LOS OJOS CON UNA CUCHARA!!

M: Me he dejado la cuchara de la sopa en casa... 

DH: Oh... Entonces mejor no les hacemos nada. Solo hablaremos mal de ellos a sus espaldas, cuando no miren.

M: Vale. O podríamos hacerles vudú de ese... (sacude la cabeza) Volviendo al tema. Aquí es cuando se nos presenta un dilema. Si una persona es libre de decir lo que le dé la gana, ¿no lo es también otra libre de criticarla por hacerlo? Y, el hecho de criticar a una persona por acudir a la libertad de expresión para defender su derecho a decir lo que quiera, ¿no resulta en cierto modo una paradoja o incongruencia? Lo sé, me he puesto demasiado filosófica, pero espero que se entienda el punto. Nosotras creemos que cada uno debe poder decir lo que quiera y criticar las cosas que no le parezcan correctas. Siempre y cuando lo haga con respeto y, sobre todo, no intente imponer sus ideas, cayendo en el paternalismo o la soberbia, en un intento de hacer ver a la otra persona que está equivocada. Obviamente, todos hemos pensado alguna vez, no tienes ni pu... ñetera idea de lo que estás hablando. O bien, me importa un "cajón" de pato, pero lo ideal, en mi opinión, sería controlarse y modificar las fórmulas empleadas de forma que un "me paso tu opinión por el forro", se convierta en un: "gracias por tu opinión, pero no estoy de acuerdo contigo". Porque en el momento en el que caemos en los insultos, las imposiciones o las demandas, la fuerza de nuestros argumentos se va por el retrete y nos quedamos balbuceando cosas del tipo "y tú más y dos veces". Obviamente, también soy de la opinión de que si alguien va a tu casa y se mea en las alfombras, tienes todo el derecho a echarle a patadas. Faltaría más. 

DH: Y yo me quito el sombrero. No tengo nada que añadir, amiga mía. Aunque eso último ha sido un poco... disgusting.

M: Lo siento. La próxima vez tenemos que buscar un tema en el que discrepemos. Para que los nueceros nos vean discutir.

DH: Nosotras nunca discutimos. ¿En qué podríamos dos personas tan encantadoras estar en desacuerdo?

M: En Helena de Troya.

DH: No hay nada que discutir. Era una incomprendida. Porque lo digo yo.

M: (sonríe) Y a mi me importa un pepino lo que pienses.

DH: Me alegro de que estemos de acuerdo en algo. El caso es, que como bien sabéis, nosotras nos pasamos del día despotricando. 

M: Sí, pero lo hacemos amparadas en el humor. Nuestros puntos de vista son subjetivos y exagerados (en la forma de decirlo, que no en la nota) con la intención de hacer reír. Y ahí va la siguiente cuestión de la entrada: ¿Creéis que el humor lo justifica todo? Lo peor de este asunto, la libertad de expresión en la bloggosfera, y lo que lo hace un buen tema a trata en un debate, es que no existen los absolutos. Todo depende de la situación, de la ofensa y de un montón de factores. Así que estaremos encantadas de leer vuestros ejemplos, situaciones hipotéticas o anécdotas al respecto.

DH: Y con eso, nos despedimos. Pronto actualizaremos de nuevo. En menos de 13 días, probablemente.

M: Pero aunque no lo hagamos, como esto se trata de un debate, nos veréis en los comentarios defendiendo nuestras ideas a mordiscos si hace falta. Es broma. Somos señoritas. No vamos por ahí dándole bocados a desconocidos... Normalmente.

DH: Así que no seáis tímidos y participad. ¡Queremos opiniones, aquí y ahora! Y mientras, saludos hasta la próxima actualización, grumetes de agua dulce.




P.D. 
DH: ¿Crees que después de esto nos llegará un mail bomba como dios manda?
M: Eso espero. Así podré darle la respuesta que se merece: "Gracias por tu opinión. Besis". 
AVISO: Puede parecer que nuestras ideas son un poco vagas o generales, pero es porque ya entraremos en detalles y especificaciones cuando lleguen los comentarios.

11 de noviembre de 2012

Grandes tópicos de la literatura universal - Novelas románticas + 200 seguidores


(Entran Morrigan y Dark Heart con sus impolutas batas blancas y las gafas de pasta puestas. En la mano, en lugar de sus habituales carpetas vacías cuya única utilidad es hacer bonito, llevan un par de novelas románticas, cuyas portadas acuchillan los ojos) 

M: ¡Hola, queridos! Como habréis podido comprobar, ¡ya somos 200 + 4 nueceros! Y por eso, antes de empezar con nuestro tópico, nos gustaría daros las gracias. A los que siempre estáis ahí, a los que comentáis, a los que nos leéis aunque sea en las sombras. Sin vosotros, este humilde blog no sería nada. 

DH: (muy seria) Gracias por no matarnos pese a que actualizamos de pascuas en flores.

M: Y por leer todas esas entradas fruto de mi incontinencia verbal y el... amoroso carácter de Dark. 

DH: ...Espera, ¿por qué ha sonado a ironía? Yo soy un amor. Y quien se atrevan a negarlo se llevará una dosis de muerte y destrucción. Y una novela romántica. Porque de eso hemos venido a hablar hoy.

M: Así es. Y más concretamente de todos esos tópicos que habitan en ellas. 

DH: Que no son pocos, precisamente. Y que a veces están relacionados con otros tópicos de los que ya hemos hablado. En nuestra vida hemos leído unas pocas novelas románticas. Y quien dice unas pocas dicen más de las que nos sentimos orgullosas en reconocer.

M: Sí, hace mucho que hemos cruzado los límites de lo socialmente aceptable. Pero no por ello vamos a dejar de leerlas. Somos unas rebeldes incurables. El caso es, que en ellas nos hemos topado muchas veces con la típica Mary Sue.

DH: Sí, sí. La escritora (o el escritor, quién sabe) tiende a verse obligado a volcar sus... fantasías, llamémosle, en la creación de una protagonista que a veces recuerda a la autora. Una protagonista odiable, a veces incluso matable, a la que deseamos quitar la tontería con un par de bofetadas bien dadas.

M: Además de ser bastante irritantes, suelen estar acomplejadas con su físico e incluso con su forma de ser hasta que llega el macizo de turno para decirles lo maravillosas que son y lo buenas que están. Entonces sí que se lo creen, porque no hay nada más fuerte que el poder de la atracción sexual resuelta de forma precipitada el amor. Lo curioso es que cuando algunas se describen a sí mismas (suele ser en mi primera persona), las cosas que dicen suelen ser algo como esto: 

"Me miré al espejo. Mis cabellos del color de otoño caían en ondas suaves sobre mis hombros y resaltaban mi mirada de color esmeralday mi pequeña nariz respingona. El vestido se ceñía sobre mi cuerpo delgado dejando gran parte de mis estilizadas piernas a la vista."

DH: Es muy realista. Yo siempre me describo a mí misma con ese tipo de frases. Y añado siempre que puedo detalles como "abundante escote", "exhuberantes curvas" y "si fuera una galleta ya me hubiera comido".

M: Sí, pero luego tendrías que añadir. "Me siento incómoda por todos estos dones que la naturaleza me ha dado, así que suelo esconderlos bajo ropa holgada." o bien, "me sentía fea y poco agraciada al lado de ese imponente hombre que se apareció en mi salón por arte de magia con un bote de nata en la mano."

DH: Por supuesto. Una Mary Sue siempre es modesta... Espera. ¿Por qué el hombre que aparece en su salón lleva un bote de nata? ¿Van a hacer tartas?

M: No lo sé, soy una joven inocente e impresionable y, con las mejillas arreboladas por la vergüenza, cierro el libro y abandono tan indecente lectura. En realidad, no, pero prefiero dejar todo el asunto de la nata a la imaginación de los nueceros.

DH: Decepcionante. Yo insisto en lo de la tarta. Pero sí, dejemos las cosas a la imaginación y continuemos. Con el chico, por ejemplo, porque es un caso para investigar por separado. A ver, son monumentos, todos ellos.

M: Son especímenes perfectos. Guapos, inteligentes, sensibles, y que cagan flores. Eso sí, tienen que ser un poquito machistas y poseer ese espíritu protector de macho alfa.

DH: Y celos. No te olvides de los celos. Aunque han marcado su territorio, a veces algunas criaturas se atreven a entrar en él... y entonces pueden hacer que arda Troya.

M: Sí, pero no solo es el sentido de la propiedad lo que tienen desproporcionado. Digamos que... hay parte de su anatomía que... destaca notablemente.

DH: A lo largo y a lo ancho. 

M: Vamos, que la media de tamaño en las novelas románticas no baja del medio metro.

DH: Otra cosa exagerada, sería su orgullo. Normalmente tienen más del que pueden controlar. De todas formas, es el sueño femenino. O la fantasía de la autora. Porque toda mujer necesita de un macho que la.... se... la consuele de forma salvaje sobre una mesa. O el suelo. O la cama. En realidad el sitio da igual, porque tendrán tiempo de probar muchas superficies y posturas diferentes.

M: Sí, además, no importa que la protagonista sea virgen, que suele serlo. Incluso la primera vez le van a dar al tema de forma apasionada y con una técnica pluscuamperfecta. Porque la sexualidad en las novelas románticas tiene que ser perfecta. No puede haber dolor, ni orgasmos fingidos ni cosas que... se bajan de repente. 

DH: Por eso hablamos de ficción, claro. Pero lo cierto es que suele haber más que sexo, ¿no? Quiero decir, tiene que haber un argumento, creo...

M: Sí... No. No hace falta. Mira Cincuenta Sombras de Grey.

DH: Vale, pero Cincuenta Sombras hemos quedado que es lo que usamos para arreglar mesas cojas. Digo yo que no todos los libros del mundo que tratan sobre romances serán tan vacíos.

M: Por suerte, la mayoría tienen argumento. Y un esquema que se repite hasta la saciedad. Chica conoce chico, se enamoran, lo hacen salvajemente, se enamoran más, su maravillosa relación basada en el sexo y en la malsana obsesión de ambos se ve ensombrecida por el/la mala malosa de turno, rompen, se reconcilian y son felices y comen caviar, porque él está forrado. 

DH: Sí, es un esquema bastante claro. A veces, el malo o la mala viene en las formas menos esperadas. Una amiga de la infancia, un personaje random, un pueblo entero...

M: Pero generalmente suele ser la exnovia del protagonista. Que es muy rubia y muy mala. Porque el color del pelo suele ser un claro indicativo de la maldad de un personaje. Generalmente, cuanto más rubia, más mala. ¿Por qué? no lo sé, pero si tuviera que hacer suposiciones basadas en prejuicios cosa que, como bien sabéis no hago nunca (soy un claro ejemplo de la imparcialidad y la rigurosidad), diría que se debe a que la autora en cuestión no lo es. 

Huid, panteras, huid
mientras podáis.
DH: En momentos como esos una se alegra de no tener un solo pelo de rubia. Pero me gustaría detenerme un momento en la parte dramática. Ya sabéis, la parte en la que los protas están separados. Invariablemente, ella no podrá vivir sin él. Y él no podrá irse a la cama con otras porque estará muy deprimido.

M: ¡Ah, sí! El período que en muchas novelas yo conozco como "complejo de Julieta" cuyo nombre científico es "Bitch, que mal estás, háztelo mirar". En ese momento me doy cuenta de lo enfermizo de la hermosa relación que pretenden venderme. Es esa etapa en la que ella se da cuenta de que no merece la pena vivir sin él y empieza a hacer cosas ridículas o autodestructivas porque si no es al lado del macizo que conoce desde hace dos días no merece la pena tener vida en absoluto.

DH: Aunque podría ser un fenómeno hormonal, porque normalmente poco después, cuando vuelven a estar juntos, ella le dice al guaperas que van a tener un bonito niño de mejillas rollizas con el que por supuesto están encantados, porque al fin y al cabo se van a casar y vivirán felices y comerán perdices con tropezones.

M: Muchas veces, las novelas románticas incluyen elementos sobrenaturales o protagonistas que han sido trágicamente arrancados de la época en la que viven por un conjuro/maldición/yogur caducado.

DH: Sí, los viajes en el tiempo son imprescindibles en muchas ocasiones, especialmente cuando quieres mezclar a una chica del siglo XX o XXI con un highlander del siglo XVI que está para tomar pan y moja. Por no hablar de los dioses. O casi dioses. A veces son vampiros. Incluso hay hombres lobos en más de una. Inmortales, probablemente, y que tienen que encontrar a su amor verdadero para apartarse del lado oscuro, en el que tienen galletas pero no cariño y comprensión.

M: Si son vampiros, dejaran de beber sangre; si son hombres lobo, buscarán curas milagrosas; si son de otra época, romperán las leyes del tiempo y el espacio; si son inmortales, renunciarán a la vida eterna; si pertenencen al pueblo de los cangrejos y caminan hacia atrás, llamarán a Ursula para que haga un apaño... Lo importante es que al final, ¡el amor triunfe sobre todas las cosas!

DH: Real como la vida misma, diría. Aunque, por supuesto, ellas nunca se lo podrán contar a su familia (si la tienen, porque pueden ser huerfanitas con un trágico pasado) porque, ¿quién las creería? "Mamá, te presento a mi prometido. Ha abandonado su siglo porque cree que soy mejor partido que esas mujeres en corpiño que ni siquiera llevaban ropa interior."

M: O bien, "Papá, te presento al vampiro que invoqué utilizando magia negra para que me arrebatase la flor de mi virginidad encima de la lavadora sin contemplación alguna". 

DH: Bueno, lo de la flor de su virginidad no lo dirían, o el padre sureño sacaría la escopeta y lo cazaría por media ciudad.

M: No, acabaría viendo que el vampiro es igual de protector con su niñita y aceptaría la relación. 

DH: Touché. Si pudiera la metería en una nube de algodón para protegerla.

M: Una nube de algodón de azúcar, no te olvides que todo tiene que rezumar dulzura. Pese a todo, nos gustan este tipo de novelas. No sé si eso nos convierte en unas románticas incurables o en unas masocas. 

DH: Creo que es un poco de las dos, somos unas masocas a las que les gustan el dulce. Y seguiremos leyendo novelas así, aunque en realidad nos burlemos de ellas.

M: Sospecho que tienes razón. Seguro que hay muchos más tópicos, pero ahora no se nos ocurren, así que os dejamos a vosotros el recordarnos que nos hemos dejado en el tintero: ¿Cuál es el tópico que más os irrita? ¿Cuál se nos ha olvidado? ¿Que opináis de que los hombres cangrejo le pidan ayuda a Ursula para poder vivir su amor sin tener que caminar hacia atrás? Esperamos ansiosas vuestras respuestas.

DH: Nos vemos en la próxima actualización que, esperamos, sea pronto. ¡No desesperéis, nueceros! 




P.D. 
DH: Voy a escribir una novela romántica. O mejor un fic. Será sobre la vida sexual del Doctor Cullen. Luego le cambiaré los nombres, lo enviaré a una editorial y me haré famosa. Crearé un nuevo género. Lo llamarán porno para médicos.
M: Me gusta como piensas. Espero que tenga metáforas llenas de sutileza y buen gusto del tipo: "Doctor, estoy ardiendo", "Voy a ponerte el termómetro" o el equivalente medicinal de "¿Quieres salami?", que sería: "¿Quieres jarabe?". Lo veo, lo veo.

1 de noviembre de 2012

Especial Halloween 2012 - Asylum

(Un relámpago ilumina la escena. En esta ocasión no hay escenarios, ni telones, ni butacas. Solo un cementerio. Un cementerio tras el cual se alza un imponente edificio de aspecto victoriano que ha visto mejores días. Un sanatorio abandonado.)

M: (Sale de detrás de una estatua con forma de ángel, con una elegante máscara veneciana puesta) Bienvenidos, nueceros, al sanatorio de Mucho ruido y pocas nueces. Aquí, os enfrentaréis a la más absoluta locura... Y no, no nos referimos a las fangirls de Christian Grey.


DH: (Levanta la cabeza, pues está tumbada sobre una tumba, con gafas de sol y papel de plata para ponerse morena de luna) Aunque un poco tarde, nosotras también hemos querido celebrar Halloween. Y lo hacemos al día siguiente porque el alquiler de edificios malditos y cementerios es más barato que en la noche de las brujas.

M: (Se sienta en la tumba de al lado y se quita la máscara) El caso es, que hoy vamos a hacer un tour por este terrorífico lugar, para mostraros los horrores que lo habitan y las crueles torturas a las que os incitaremos a someteros. Sé que eso ha sonado muy deprav... (la losa sobre la que asienta el culo empieza a moverse lentamente. Frunce el ceño.) depravado. Pero os aseg... (desde el interior de la tumba algo lucha por escapar.) Un momento.(Coge una pala, le da la espalda al grupo y empieza a golpear con saña al zombi que intenta salir.) Vuel-ve-a-tu-mal-di-to-si-tio. Vale, creo que ya está. (Vuelve a girarse, esta vez con el rostro lleno de sangre ajena.)

DH: ¿Morrigan? Tienes algo aquí (se señala la manga, donde Morrigan tiene una mano zombie aún luchando por sobrevivir... o lo que quiera que hagan las manos zombies cuando son cruelmente privadas de un cuerpo en el que vivir). ¿Podemos quedárnosla? Pooooorfa, le llamaremos Cosa y le enseñaré a hacer malabares.

M: Será mejor que esperemos a encontrar una mano menos... putrefacta. (La arranca de su manga y la arroja a la tumba entreabierta.) Una con más carne, como la de La familia Addams.

DH: Jo, nunca me dejas tener una mascota. Siempre están demasiado putrefactas o muertas o muerden o tienen enfermedades contagiosas. No es justo.

M: (Ignorándola y dirigiéndose al resto del grupo) Entremos, antes de que Dark encuentre un ghul y quiera hacerlo mascota oficial del blog.

(Siguen la senda que conduce a la puerta principal del manicomio. Morrigan y Dark forcejean un rato con la puerta, que finalmente se abre con un chirrido de esos que hacen llevarse las manos a los oídos y exclamar: ¡que grima!)

DH: (Coge un candelabro de una mesita auxiliar y pone voz cavernosa, que se hace eco por toda la casa) Bienvenidos oficialmente, nueceros, a nuestro horripilante tour de Halloween. Vais a ver y leer cosas que os horripilarán. Que os pondrán los pelillos de la nuca de punta. Que os harán temblar más que cuando vuestras madres os llaman por vuestro nombre completo (suelta una risa macabra)

M: Tampoco te pases. Nada da más miedo que eso último. (Mira a su alrededor.) Ahí está el salón. (Se acerca a la puerta y pega la oreja, creyendo haber oído algo) Es... ¿música? (Abre la puerta y se encuentran con esto)


DH: (se queda sin palabras) ... (cierra la puerta) La criada me recuerda a Helena Boham Carter, ¿crees que serán familiares?

M: No lo sé... Pero me encanta Rocky Horror Picture Show. Es raro. Y friki. Y mola.  ¿Sabías que el que interpreta al Doctor Frank-N-Furter es Tim Curry? Lo sé, Pennywise ya no da tanto miedo ahora.

DH: Eh... Sí. Claro... Lo que tú digas. ¿Por qué no seguimos? (La coge de la mano y la arrastra lejos de allí). Vamos a la cocina. A lo mejor hay cupcakes victorianos esperando por nosotras. De los caníbales.Dicen que hacen cosquillas en el estómago. 

M: Vale. Pero como uno de ellos vuelva a intentar morderme inventaré los cupcakes caníbales flambeados. (Abre la puerta) De detrás del mostrador sale la señora Lovett con una sonrisa macabra en los labios, ofreciéndoles dos empanadas.) Gr.. Gracias.

DH: Tienen buena pinta. ¿Cómo habrá hecho para que esas cosas que sobresalen parezcan dedos? (Coge una de las empanadas y la huele) Mmm... Carne... (Le da un mordisquito. Un hilillo de sangre parece caer de la masa. Dark hace una mueca). Qué asco. (Deja la empanada a un lado) Tienen cebolla, no te la comas, Morrigan.

M: (la deja en el mostrador con cara de repugnancia) Gracias, señora Lovett. Pero ya venimos cenadas de casa. No estará por ahí Johnny Depp Sweeney Todd, ¿no?

DH: ¿Afilando sus navajas? Pues ya si eso en otro momento nos pasamos, cuando no esté tan ocupado. Muy amable... (corre fuera, por si las moscas) 

M: No sé por qué corres, la señora Lovett es muy amable. Vale, que le gusta cocinar a la gente, pero todos tenemos nuestros defectos. Sigamos por ese corredor.

(Mientras caminan por el corredor, un niño sale de una de las habitaciones en triciclo. Avanza por el corredor a toda velocidad, pillando las curvas que ni el Schumacher. Imprudentemente, Morrigan y Dark deciden seguirlo. Cuando doblan la esquina ven a dos gemelas despedazadas y una avalancha de sangre se dirige hacia ellas, arrasando con todo cual señoras el primer día de rebajas. Con un grito perfectamente sincronizado, se meten en la primera habitación que ven, seguidas por los nueceros.)

DH: ¿Por qué hay un niño en triciclo en un manicomio victoriano? ¿Y por qué demonios sale sangre del ascensor? Siempre he creído que el Resplandor era una película de lo más extraña y... (calla, al ver la escena que se desarrolla delante de ellas, con varias personas sentadas alrededor de una mesa, cantando y... bailando como si estuvieran poseídos) 



M: Esa decoración tan horrorosa merece un castigo peor que ser empujado por unas gambas. 

(Avanzan hasta el fondo de la habitación donde hay otra puerta. Al abrirla se topan con una escalera de caracol. El pasamanos y los escalones están llenos de pájaros, que les miran y graznan al unísono: ¿Mío?)

DH: ¿Mío? ¿Por qué estas cosas hablan como las gaviotas de Buscando a Nemo?

M: No sé, pero tienen pinta de ser menos fiables que los pájaros de Hitchcock.

(Repentinamente, la bandada alza el vuelo y escapa por la ventana, rompiendo el cristal. El último en salir fue un cuervo. Se apoyó en el alféizar y dijo: Nunca más. Luego, siguió a los demás, perdiéndose en la oscuridad de la noche.)

DH: ¿Nunca más qué? ¿Nunca más vendrá por aquí? ¿Nunca más comeré empanadas de la señora Lovett? ¿Nunca más le robaré el novio a mi mejor amiga? ¿Nunca más leeré una novela de E.L. James?

M: ¿Nunca más preguntaré en qué se parece un Cuervo a un Escritorio? Tiene lógica, si yo fuera un cuervo estaría muy harta de tal comparación. Al menos no ha aparecido un gato. Si fuera un gato habría gente emparedada y por ahí si que no paso. Subamos por la escalera.

DH: (Asiente y empiezan a subir. En el camino se encuentran con una niña que baja las escaleras a cuatro patas mientras gira su cabeza y grita insultos en arameo. La sigue con la mirada) Y esos son los efectos de demasiados dulces de Halloween antes de dormir.

M: Sí, dulces, ahora se les llama así. 

(Al llegar arriba se encuentran con otro pasillo. Entran en la primera habitación a la izquierda. En el centro del pequeño cuarto hay un sillón, mirando hacia una de las paredes, llena de viejas televisiones.)

DH: Uy, qué bien, la sala de la tele (se sienta en el reposabrazos del sillón) A lo mejor están echando Mary Poppins o Sonrisas y lágrimas.

(Los televisores se encienden solos y empiezan a moverse entre los canales como si una mano invisible estuviese haciendo zapping)

M: American Horror Story, Bedlam, Médium, un especial de Halloween de los Simpson... Bueno, hay que reconocer que el fantasma tiene buen gusto. Espera... ¿Qué es eso? Es... ¡La pajarería de Transilvania! Me encantaban esos dibujos. (Se pone a canturrear) If you want a zombie bunny or a pussycat mummy, a vampire froggy or a skeletony doggy... (se percata de que Dark la mira raro. Carraspea.) Perdón.

DH: Pasas demasiado tiempo delante de la televisión, me temo. No es bueno. (Apaga la tele justo cuando una niña de pelo largo está a punto de salir de la pantalla). Deberías salir y disfrutar del aire fresco del cementerio. Es mucho más sano.

(Salen de la habitación. Una brisa fría de esas que meten miedo hace titilar la llama de las velas. De repente se oyen los cascos de un caballo.)

M: ¿Oyes eso o es que me he vuelto loca?

DH: Creo que son las tuberías. El dueño me avisó que son muy viejas. Que a veces parecen que suenan caballos, pero que no se permiten animales. Ni árboles de Navidad. Eso último no lo entendí. (Una calabaza aparece rodando y se para a sus pies. Con una vela dentro, la cara parece encendida) Anda, mira qué maja. 

(Se agacha a cogerla justo cuando un caballo aparece de la nada y una espada pasa unos centímetros por encima de su cabeza. Luego se gira para mirar a Morrigan que pasa mucho del jinete sin cabeza y entra en otra habitación. En ella hay árboles. Uno por cada festividad del año.)

M: ¡Mira! ¡La entrada a Halloween Town!

DH: ¡Yo quiero ir al pueblo de la Navidad! ¡Porfaaaa!

M: No tenemos tiempo, tal vez la próxima vez. Tenemos que seguir.

DH: Jo... con lo que me gusta... Está bien. ¿Pero no va a venir Jack a cantarnos, al menos?

M: Está muy ocupado intentando fastidiar imitar St. Patrick's Day... Se ha ventilado él solo tres botellas de whisky irlandés. Creo que no ha pillado el concepto.

DH: Oh... (echa a andar de nuevo y se encuentran con una puerta cerrada. Al abrirla, se oyen dos golpes: uno como si le dieran un puñetazo a alguien y el otro como si un saco de patatas cayese al suelo. Cuando salen al pasillo se dan cuenta de que ha golpeado con la puerta a un indefenso monstruo verde y de un solo ojo. Con un silbido despreocupado, le pone una alfombra por encima). ¿Crees que se nota mucho?

M: (pasando por encima) Solo un pequeño bache. Ahí delante están las celdas de castigo para los enfermos que se portaban mal. (En la puerta encuentra un cartel) Cuidado, aquí reside tu mayor miedo... (Se gira hacia Dark) ¿Qué es lo que más miedo te da?

DH: Es difícil, hay muchas cosas que me dan miedo. Los suspensos, la muerte, la oscuridad, los bichos con patas grandes o feos, tú cuando te acabas de levantar, mis padres cuando me amenazan con desheredarme...

M: ¿Lo dices por mi tendencia a la violencia o por mis pelos de loca? 

DH: Por los pelos, claro. Tú eres violenta a menudo... ¿Cuál es tu miedo? Aparte de quedarte sin café por la mañana, claro.

M: Los bichos, las muñecas de porcelana y los cementerios de barcos... Vale, sé que suena raro. Pero me dan muy mal rollo. Son como un símbolo de la muerte y el paso del tiempo. No puedo ni buscarlo en google imágenes. Y los barcos hundidos mucho menos... Soy rara. Pero vamos, no creo que aquí entre un cementerio de barcos. 

(Morrigan abre la puerta de la celda. Aparece Christian Grey descamisado, con una fusta en la mano y dice: "Aquí está Christiaaaan, nenas". Dark y Morrigan se ponen a gritar, la primera huye, pero la segunda no tiene tanta suerte y tropieza.)

D: ¡Morrigaaaaan!

M: Corre, Dark, corre. Correeee por tu vida.(Algo la agarra por los tobillos y la arrastra al interior de la celda) 

D: NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO.


DH: (solloza, sentada en una tumba) Oh, Morrigan, ¿qué va a ser de este blog sin ti?
M: (Sale de detrá de la lápida) ¡Bu!
DH: (da un respingo y se gira) ¡¡Estás viva!! Pero... ¿cómo?
M: Le he dicho que en realidad se llama Edward y es una luciérnaga. Le he dejado llorando de la impresión.