SOMETHING WICKED THIS WAY COMES...

6 de enero de 2013

Cuéntame un cuento - La Cenicienta

(Se abre el telón. Una gran calabaza domina la escena. Una gran calabaza que empieza a moverse violentamente a causa de las patadas que Morrigan le propina.)

M: ¡Maldita hada madrina! ¡Bailaré sobre su tumba!

DH: (Mirando a los nueceros) Morrigan…

M: Pienso arrancarle el co… (ve a los nueceros y suelta una risilla nerviosa.) Hola.

DH: Hola, nueceros. Como veis, Halloween ha llegado a nuestro blog. No... Esperad, para eso aún faltan muchos meses. Morrigan, ¿por qué hay una calabaza gigante en el escenario?

M: Se suponía que iba a ser una carroza. Pero no pasa nada. Ya ajustaremos cuentas ese hada inútil y yo.

DH: Estás muy desfasada. Las carrozas calabazas ya no se llevan. Ahora gustan más los deportivos pimientos.

M: Es que las calabazas me salían gratis. Se las robé al granjero Maggot. Me azuzó a Garra, a Colmillo y a Lobo, pero mereció la pena la carrera. 

DH: Sabes que la gente no es tan friki como tú y a lo mejor no saben a quién te estás refiriendo, ¿verdad? (Mira a los nueceros). Nota de traductora: personaje del Seños de los Anillos a quien nos gusta robarle cosas del huerto.

M: Así es, pero no hemos venido a hablar de mi obsesión. Si no de cuentos.

DH: En realidad de un cuento: La Cenicienta. Por eso la calabaza. Pensamos en venir con los zapatitos de cristal, pero no había la talla de Morrigan y yo no tenía nada transparente para combinar, así que otro día tendrá que ser.

M: Pero antes, tenemos una noticia que contaros...

DH: ¡Morrigan está embarazada!

M: Iba a ignorar eso último, pero solo por si acaso, voy a desmentirlo. No vaya a ser que alguien me felicite. No, esa no era la noticia, sino que hemos ganado el primer premio del jurado del concurso de reseñas organizado por Libros y Literatura

DH: ¡¡Chúpate esa, E.L. James!! ...Aunque es precisamente gracias a la reseña de Cincuenta Sombras de Grey que hemos ganado...

M: Sí, es raro…  Creo que hasta empiezo a sentir algo de cariño hacia Grey. Vale, no. La verdad, es que no nos lo esperábamos. Y más viendo el nivel de las otras reseñas.

DH: De todas formas, eso no impide que nos alegremos. Porque hemos ganado libros. Sí, somos así de materialistas. Pero quizá compartamos alguno con vosotros, quién sabe...

M: Gracias a los que nos votaron; a los organizadores; a los jueces; a mi gata, que me estará leyendo; a Garçon, el oso de peluche de Dark; pero sobre todo, a todos los nueceros. Sin vosotros no habría ni reseña, ni blog, ni nada. Y dicho esto, pasemos a la entrada en sí. La Cenicienta. Creo que todos conocéis la versión oficial, es decir, la de Disney.

DH: Sí, sabemos que os gusta Disney, no os hagáis los inocentes. En el caso de Ceni, como sabréis, vive esclavizada por su madrastra y sus dos hermanastras. Ah, y un gato que parece Hitler convertido en animal. Lo digo por lo de tirano, no porque tenga bigote.

M: Entonces, el príncipe da un baile en el palacio e invita a todas las jóvenes del reino, porque es muy campechano y no le importa casarse con una plebeya.

DH: Efectivamente. Aunque en realidad el problema es que ha sido ligeramente obligado por su padre, que ve que el príncipe es un juerguista y como no lo espabile, no va a tener nietos ni para el día del juicio final.

M: El caso es, que como la madrastra y las hermanastras de Ceni son unas perras, metafóricamente hablando, le mandan hacer un montón de tareas y le rompen el vestido para que no pueda asistir al baile.

DH: Y ahí entra el hada madrina, bidibi-badibi-bu. Le dice que va a ayudarla a ir al baile, por supuesto. Y aquí es cuando todo el mundo se pregunta por qué no ha aparecido antes. Porque al fin y al cabo, si está ahí para protegerla y quererla y ofrecerle una vida mejor... ...Ya podía haber actuado diez años atrás, cuando tres brujas horteras la hacían dormir al lado de la chimenea, con los ratones mordiéndole los dedos de los pies.

M: Porque es una vaga, como todas las hadas madrinas. Yo llevo años esperando a que la mía se digne a aparecer. Secuestrar a una ajena no sirve de nada. (Señalando la calabaza) Doy fe de ello.

DH: El caso es que como todos sabéis, le da un vestidito precioso. Y unos zapatitos de cristal... No tengo claro por qué de cristal. ¿Para que todos vieran su manicura?

M: Un error de traducción, según tengo entendido. El caso es que, después de años ausente, decide que tiene derecho a imponerle a Ceni la hora de llegada. Tiene que estar a las 12 en casa.

DH: Si el cuento fuese en España a las doce de la noche aún no habría llegado nadie a la fiesta.

M: Una vez en el baile, Ceni conoce al príncipe, que se enamora de ella a primera vista. Tal vez a segunda. Los expertos no se ponen de acuerdo en esa cuestión.

DH: Lo que importa es que la invita a bailar. Lo hacen sin cruzar una palabra, porque así es más romántico, y el príncipe decide que se quiere casar con ella. Pero justo cuando se arma de valor... ella echa a correr porque dan las campanadas de medianoche. Y en lo que nosotros tomamos doce uvas, ella se marca una carrera que ya les gustaría a muchos en las Olimpiadas. Porque sale de palacio, baja las escaleras y la carroza aún tiene tiempo de llegar a mitad de camino antes de volver a convertirse en calabaza. Claro que sí. Y con un pie descalzo y el otro con tacón.

M: Porque obviamente, los zapatos no desaparecen. Porque si no nos quedaríamos sin cuento. O tendríamos cuento, pero acabaría así: Y no volvió a verla nunca más. Se casó con una princesa y tuvo muchos principitos de nombres compuestos.

DH: En lugar de eso, Ceni vuelve a casa y su madrastra, que es muy lista, decide encerrarla en la torre. Por su parte, el príncipe decide mandar a alguien con el zapato de casa en casa. Porque, por supuesto, los pies son como los copos de nieve: no hay dos iguales. Eso o el 38 era un número de calzado muy raro en esa época.

M: Cuando el... señor mandado llega a casa de Ceni, las hermanastras se prueban el zapato y sorprendentemente, en un giro argumental inesperado, no les vale a ninguna. 

DH: Y Ceni, gracias a sus amigos los ratones, aparece justo a tiempo y se prueba el zapato. ¿Adivináis? Sí, le sirve. Y se casa con el príncipe. Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

M: Vayamos ahora a los orígenes del cuento, es decir, la parte salvaje de la historia. 

DH: Nos alegra decir que esta vez no hay violaciones, aunque si no os gusta el gore, podéis cambiar de canal.

M: Tampoco hay necrofilia. Parecéis decepcionados. Lo entiendo. Como ya hemos visto en la última edición de Cuéntame un cuento, la necrofilia es indispensable en todo cuento que se precie.

DH: Pero en el cuento original, que al parecer es egipcio, al menos hay piratas. Yo me imagino a un Jack Sparrow, y así abrimos bien la historia en cuestión, porque nuestra protagonista, griega, es raptada por bucaneros... y vendida como esclava.

M: Pese a su mala afición de comprar gente, su amo era muy majo y no se daba cuenta de que el resto de siervas se portaban mal con Ceni o como se la conocía entonces: Ródope, Mejillas Rosas para la enemigas. ¿Por qué la odiaban? Porque era muy guapa. Sí, era una Mary Sue. Nadie es perfecto. Bueno, ella sí, el gen del marysueismo así lo determina.

DH: Es también una Mary Sue porque se lleva bien con los animales. Ya sabéis, el factor yo-le-caigo-bien-a-todas-las-criaturas-inocentes. El caso es que aunque todas la maltrataban (por envidia, ya sabéis), su amo quedó prendado porque bailaba muy bien... y le compró unas sandalias muy fashion, de cuero.

M: Un día el faraón decidió hacer una fiesta. Bueno, puede que fuera más bien una reunión. O un banquete. Lo que quiera que hicieran los faraones en aquella época para festejar. Mejillas Rosas, tenía ganas de ir a dicha fiesta/lo que sea. Pero las siervas malas le impusieron muchas tareas. 

DH: Así que lunes antes de almorzar, Mejillas Rosas quería festejar, pero no podía ir a festejar, porque tenía que ir a lavar. Y fue al río a lavar. Su mascota hipopótamo retozaba en el agua y le salpicó las sandalias, con lo que ella se las sacó. Y mira que casualidad, un halcón le robó una y la dejó caer, minutos más tarde, en el regazo del faraón, que obviamente se lo tomó como una señal del cielo.

M: Así que decidió que su dueña sería su esposa y, por tanto, la reina de Egipto e hizo que todas las siervas se probaran la dichosa sandalia. Caprichos de gobernante. En aquellos tiempos podían permitirse parecer idiotas, por eso de reinar con la gracia de Dios y… bueno, ahora también. Solo hay que verlos.

DH: Dejando a un lado las ideas políticas de Morrigan, ya intuiréis cómo acaba el cuento: sí, se prueba la sandalia. Sí, le entra. Sí, le enseña la otra. Se casan y son felices y tienen niños egipcios que construirán pirámides de arena a la orilla del Nilo.

M: Qué bonito… Empiezo a echar de menos las barrabasadas de la Bella Durmiente. Pasemos a la versión china. A ver si con esta hay más suerte. Hay un señor llamado Wu que tiene dos esposas. Ya me cae mal. Esta promete. Además tiene dos hijas, una de cada mujer.

DH: La madre de esta Cenicienta muere y queda al cargo de la otra mujer y la hermanastra, que no son tan buenas. Le mandan las peores tareas (parece que eso es lo único que se repite en cada cuento, junto con lo tonta que puede llegar a ser la prota en cuestión) y le hacen calzar zapatos pequeños. La llaman Pies de Loto, porque suena muy bien y tiene los piececitos diminutos.

M: Por fin nos ofrecen una explicación lógica a por qué los zapatos solo le sirven a ella. Un día, mientras Pies de Loto lavaba, se encontró con un pez parlante de oro que se convirtió en su mejor amigo y resultó ser la reencarnación de su madre. ¿Sabéis que significa eso? Que las drogas son muy malas. 

DH: A mí me hace preguntarme cómo se mantenía a flote. El oro se hunde. 

M: Sería oro falso, como el de las nueces imaginarias que repartimos en los retos. El caso es que como la madrastra es una cerda, se disfraza de su hijastra, descuartiza al pobre pez y lo sirve de cena... o puede que de comida. Creo que una vez escuchas lo del descuartizamiento, la hora en cuestión importa poco.

DH: Pero una amable viejecita que pasaba por allí le dice a Pies de Loto que guarde las espinas. No porque hubiera crisis, sino porque resulta que son espinas mágicas concede-deseos.

M: A ver si lo he entendido… La chica se guarda las espinas (que serían el equivalente de los huesos) de su madre reencarnada para obtener las cosas que desea. Algo va muy mal en esa familia. O tal vez solo intenta ver el lado brillante de la vida, que dirían los Monty Phyton.

DH: Brillantes como los zapatos de oro que le concede el pez muerto cuando la chiquilla quiere irse a una fiesta de fin de año a buscar marido. Ahora bien, siendo de oro, los zapatos deben pesar así como una barbaridad. Por lo que pierde uno cuando tiene que huir porque su madrastra la ha reconocido. Obviamente los chinos no tienen al estilista de Superman, que solo poniéndose unas gafas evitaba que persona alguna lo reconociese.

M: En su carrera, pierde uno de los zapatos y al llegar a casa también le desaparecen todas las cosas que pidió, salvo por el otro zapato. El que se le perdió lo encuentra un mercader que se lo vende a un rey.

DH: Y el rey no piensa "con un pie así, debe ser una niña". No. Lo que piensa es: "¡Tengo que encontrarla a toda costa!" Y empieza a probárselo a toda mujer viviente... incluyendo la hermana, que aunque se ha mutilado el pie para que entre en el dichoso zapato, no engaña a nadie. Tanto esfuerzo a la porra. Casi me da pena.

M: Toda la pena que puede dar alguien tan “especial” como para cortarse un pie para entrar un zapato… Creo que leí algo así relacionado con meñiques y tacones. En fin, el caso es que Pies de Loto acude al castillo con el otro zapato y al principio el rey cree que es una criada mentirosa. Pero entonces se prueba el zapato y pasa de ser una criada andrajosa a la futura reina. Moraleja: si tienes oro, se te abren todas las puertas, hasta las de palacio.

DH: Ahora bien, dejar a tu madrastra y hermanastra boquiabiertas, eso no tiene precio.

M: Y para todo lo demás, Mastercard. No solo las deja boquiabiertas. También las deja en una cueva hasta que una lluvia de piedras acaba con ellas. Luego está, la versión de Perrault es la misma que la de Disney. Cabe mencionar que en esta, Cenicienta, que es idiota, perdona a sus hermanastras e incluso las casa con dos nobles.

DH: En la versión de los hermanos Grimm, en cambio, en vez de hada madrina hay un pájaro posado en un avellano que le concede tres deseos, porque en este caso el príncipe se monta una macrofiesta de tres días. 

M: El avellano, además, lo plantó la propia Ceni junto a la tumba de su madre y lo regaba con lágrimas. Los hermanos Grimm debían de ser personas muy felices. Es la impresión que me da cuando leo sus cuentos. Se nota porque la hermanastra mayor se corta los dedos y se calza el zapato, y el príncipe se lo cree… hasta que dos palomas le dicen que ella no es la verdadera dueña del zapato.

DH: Normalmente el príncipe no va creyendo a palomas parlantes porque sí... pero en este caso lo hace porque ve la sangre y tal. Y lo mismo con la otra hermanastra, que se corta un trocito de talón. Porque las reinas, total, no tienen que andar.

M: Por supuesto que no… Por algo tienen lacayos. El caso es, que al final el príncipe encuentra a Cenicienta. Se casan y son muy felices. Y a las hermanastras unas palomas las dejan ciegas. Eso les pasa por hacerlas trabajar. 

DH: Y ahora, dejemos la historia y vamos con la tele, porque la de Disney no es una adaptación tan especial. Hay más de una película que narra la historia de Ceni...

M: Por ejemplo, Por siempre jamás. Una película, protagonizada por Drew Barrymore y Anjelica Huston entre otros, que me encanta.

DH: A mí también me gusta: Leonardo DaVinci en el papel de hada madrina está espectacular, la verdad.

M: También tenemos, Ella Enchanted, en la que sale Anne Hathaway y que es una adaptación de El mundo encantado de Ela de Gail Carson Levine.

DH: Otra gran película, aunque el libro está mejor. Ahora bien, no debemos olvidar que La Cenicienta es, al fin y al cabo, la chica miserable que se vuelve princesa. Así que si pensamos en cualquier plebeya que alcance una mejor posición al final de la historia estamos hablando de una Cenicienta, ¿no?

M: Sí. La historia es ya un tópico, como el de Romeo y Julieta. Además, cada dos por tras sale una nueva película protagonizada por alguna niña Disney que nos cuenta la historia de una Cenicienta moderna.

DH: Con cancioncitas. Además, como ahora está de moda la reinterpretación de los cuentos, nos llegan cosas como la Cenicienta de Once Upon a Time, la de Érase una vez un cuento al revés...

M: La de Shrek, la de Grimm, etc. En la Saga de Geralt de Rivia, se hacen muchas referencias a los cuentos clásicos, y La Cenicienta es uno de ellos. ¿Os he dicho alguna vez que amo a Sapkowski de una forma puramente intelectual por encima de todas las cosas? 

DH: No sé si a ellos, pero a mí me lo repites al menos una vez a la semana. La pobre Cenicienta ha llegado incluso a ser convertida en androide en Cinder, ese libro que hace una reescritura de nuestro preciado cuento.

M: Incluso en la mitología nórdica podemos ver ciertas reminiscencias. Al fin y al cabo, Odín, para compensar a Skadi por haber matado a su padre y apaciguarla, le deja elegir un marido entre los dioses. La única condición era que tenía que elegirlo mirando solo los pies de los candidatos. Dioses… ¡Qué caprichosos son! 

DH: Pues vaya, hoy va de pies la cosa. Mejor eso que que vaya de culo, claro... Jeje... ¿Lo pillas? De culo...

M: Sospecho que ya estamos en camino… porque el chiste me ha hecho gracia.

DH: Entonces es que deberíamos dejarlo por hoy. Sin duda los nueceros agradecerán un descanso después de tanta violencia y emoción en los cuentos.

M: Me parece bien. Pero antes de irnos, aquí están las preguntas de la entrada: ¿Os gusta La Cenicienta? ¿Conocíais sus orígenes? En un concurso de Mary Sues, ¿quién ganaría, la Bella Durmiente o Cenicienta?

DH: ¡Hasta la vista, nueceros! ¡Cuidado con los ratones!




P.D.
M: Nuestro propósito para el año 2013 es actualizar más.
DH: Creo que no es muy difícil. Pero no hemos empezado con muy buen pie.
M: Bueno, todo es ponerse. Tengo fe en nosotras. Soy una ilusa.

20 comentarios:

  1. las respuestas primero ;) que luego se me olvidan:
    1. Mi lado "princesil" es tan fanático de "La cenicienta" que hasta en la pared de mi dormitorio pone "A dream is a wish your heart makes" :D
    2. Sí, aunque el egipcio no, ¡me encanta esta sección!
    3. Las dos son tan Mary Sue que es difícil decantarse por una; además, las adoro a las dos :P

    Y ahora os cuento la serendipia (en exclusiva ;D), voy a hacer una radionovela en el blog y para practicar me he grabado leyendo "La Cenicienta" versión verso perverso de Roal Dahl, ahora la subo y os enlazo :D
    Mil besos!!!

    PD: Se os ha olvidado la cenicienta moderna que deja de vender polvos por Richard Gere ;) jeje (el remake de JLo no lo recuerdo ni yo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Brujería! ¡Brujería! Nos has leído el pensamiento xDD

      P.D. Bien visto, a nosotras ni se nos había pasado por la cabeza. Con lo del remake, ¿te refieres a esa en la que salía Voldemort (Ralph Fiennes para algunos)?

      Eliminar
  2. Ya os lo he comentado por twitter pero... ¡¡Enhorabuena por ese premio!! Os lo merecéis, y si alguien dice lo contrario tendrá que enfrentarse a mi ira. He dicho xD
    Y vivan las referencias frikis a ESDLA :P

    Pues fijaos por donde, Cenicienta nunca ha sido uno de los cuentos que no me han gustado especialmente en mi infancia. No sé muy bien porque. A lo mejor, ya por entonces, lo veía poco creíble o algo. Creo que eso de ponerle el mismo zapato a todo el mundo me daba un poco de asquete.
    En este caso estaba muy a oscuras sobre sus orígenes, pero os confieso que me han encantado.

    Espera, espera, espera, ¿qué en el cuento original hay piratas? ¿Y porque los han quitado? Toda buena historia que se precie tiene que tener piratas. Y bien es sabido que cualquier historia con piratas gana mucho. ¡Qué decepción!
    Eso sí, en la versión china llevo un rato riéndome con el pez. Entiendo perfectamente lo de las drogas xDD Surrealista.

    Y sobre el concurso... uf... está complicado. Yo voto por la Bella Durmiente, me parece que están igualadas, pero la Durmiente gana a Ceni en puntos de afinidad con los animalicos. Más que nada por la variedad: unos cuantos ratoncilos contra un bosque lleno de bichitos.

    Ánimo con esos propósitos (no porque a mi me encante leeros no... por superación personal vuestra, ¡eso es!)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias =)
      Me alegro de que te gusten las referencias frikis a ESDLA. Los que me conocen se quedan con de póquer cuando las hago. Me sentía incomprendida.

      Yo de pequeña prefería las películas Disney protagonizadas por animales, como El Rey León. Hasta que llegó Mulán, las princesas disney nunca me interesaron demasiado. Es que aparte de casarse no hacían gran cosa xDD

      Me has hecho pensar... Si el pez era de oro... ¿Cómo es que la familia Wu no se rompió un diente al comerlo? No le dieron ni media vuelta. Solo con decir dorado lo hubieran arreglado xDD Eso sí, es más imaginativa.

      Yo soy de ese selecto y civilizado grupo que piensa: ¡A la hoguera con las dos! xD

      Malo será que no actualicemos más de tres veces al mes. Me temo que hemos dejado el listón bajo en cuanto a número de entradas xD

      Un besazo, gracias por pasarte =)

      Eliminar
  3. JAJAJ GENIAL ENTRADA! Como siempre ;)
    pues me gusta mas la version china ^^ es mas apegada diria yo!

    y los chistes geniales jsjajaja

    a mi la pelicula de drew barrymore es que me encanta ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, al menos en la china se explica por qué solo a Cenicienta le valían los zapatos y porque tardó tanto en aparecer "el hada buena" (en este caso pez de oro) para ayudarla. Además es más imaginativa.

      La peli de Drew creo que es mi versión favorita, porque Ceni al menos es un poco más espabilada.

      Muchas gracias por leernos =)

      Eliminar
  4. Mentira, habéis empezado con muy buen pie (el de la cenicienta).
    Pues para mí los orígenes de este cuento eran bastante desconocidos, así que me ha resultado interesante vuestra entrada.
    Y por supuesto, os felicito por vuestro triunfo, os lo merecéis!
    Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Pasito a pasito, que todo se andará xDDD ¿Lo pillas? ¡Porque tiene los pies pequeñitos! JAJAJAJA... JA... JA... Lo siento.
      Muchas gracias por felicitarnos y por comentar =)

      Eliminar
  5. Como siempre, para reír a carcajadas.

    Pues, la cenicienta es mi cuento de Disney favorito, así que me sabía todas las historias de sus orígenes (pero que leerlas con sus chistes no tiene precio). Ahora mismo leeré el de la Bella Durmiente, que por alguna razón no lo había hecho.

    Siempre quise saber por qué a los de Disney se les ocurrió adaptar estas historias y hacerlas para niños...

    En cuento a los remakes, sólo he visto algunos, porque al fin al cabo siempre acabo prefiriendo la versión animada de Disney.

    Saludos. (:

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos alegramos de haberte hecho reír =)

      A mí es que las películas de princesas Disney... nunca me han gustado especialmente. Salvo Mulán, el resto pues como que no me llamaban demasiado. Por eso prefiero algunas adaptaciones, como la de Drew Barrymore o el cuento de Roald Dahl que he descubierto hoy gracias a Mara Oliver xD

      Eliminar
  6. No me reí dicen por ahí xDDDD nah, mentira. Bueno, en un concurso de Mary Sue le hago ganar a Cenicienta porque si tengo que elegir la joven torturada por otras pibes y la joven que pasa por necrofilia y canibalismo... pues :/ bueno. Además que el concepto aunque este super gastado, siempre da para una buena historia si es escrita como al gente: una pobre diabla que termina en la cima. O algo por el estilo. Además que en la película de Disney me conquistan sus ratas :)

    Yo vi hace unos años Érase una vez un cuento al revés y me encanto xDDD me hizo reír y suspirar. Cinder me atraía pero después de leerme un par de reseñas (sin querer me spoilee sin perdón) me hice una idea de por donde va el libro y.. mejor lo dejo pasar, porque para mi sera un libro el cual me hace emocionarte con la sinopsis y al leerlo... que demonios xD no cumple mi expectativas es lo más suave que puedo decir.

    Y de la Saga de Geralt de Rivia no sabía nada, pero me dio curiosidad con el comentario de Morrigan y entre a ver una sinopsis. Me atrae, así que averiguaré más sobre el tema, quizás vaya a saquear las librerías un día de estos.

    Una vez más me extendí demasiado en mi comentario, eeeen fin xDD

    Un beso gigante a ambas. ¿Les he dicho que me encanta esta sección? Es super entretenida y me informo, con cosas que me interesan pero jamás buscaría en google porque c'mon, la gente que redacta los artículos parece que se esfuerza en decirlo de la forma más monótona posible. Hace mucho quiero hacer un post explorando los orígenes de Mulán, lo haré ahora que mientras tenga ganas xD

    (Lo sé, divago mucho xD culparé a las altas horas de la noche)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, la cenicienta ya es un tópico. A mí me gusta que las adaptaciones tengan su propio toque original, como la de El mundo encantado de Ela, que no te destriparé pero en la que el autor crea su propio mundo, sus propias circunstancias y en la que Cenicienta (Ela) es mucho más espabilada.

      A mí de Cinder solo me llama la portada... Eso ha sonado cruel xDD No era mi intención xD

      No me canso de recomendarlos. La Saga de Geralt de Rivia es una de mis favoritas y en los dos primeros libros hay muchas referencias a los cuentos populares.

      Me encanta Mulán. La verdad es que de ella solo leí un par de cosas por encima por eso que tú dices. Algunos textos se hacen monótonos.

      (Nos encantan tus divagaciones =))

      Un besazo.

      Eliminar
  7. Ante todo, felicidades por el premio. Fue una competición muy reñida.

    Y lo de la Cenicienta es una prueba que tengo que leer los originales, porque con los de Disney ya me di por servida xD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias =)

      Más allá de Disney hay un mundo oscuro lleno de perversiones ideados por señores muy retorcidos.

      Gracias por pasarte =)

      Eliminar
  8. ¡Felicidades por el premio! Así he descubierto vuestro blog :D

    Y sobre la entrada, la verdad es que no conocía la versión egipcia ni la china del cuento. La de los hermanos Grimm y Perrault sí que las conocía. Pero este cuento nunca ha sido de mis favoritos, la verdad. Cenicienta tiene horchata en las venas. Deja que la traten con la punta del pie porque ella es toda nobleza y bondad... ¿Para qué va a reaccionar o algo? Nah, digámosles a las niñas que tienen que ser unas santas para que todo el mundo se aproveche de ellas XD

    Me quedo por vuestro blog ;D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias y bienvenida, estás en tu blog/teatro metafórico =)

      A Cenicienta me dan ganas de darle una bofetada y decirle: ¡Espabila! Seguida por una retahíla de palabras malsonantes. Pero sería frustrante porque, conciéndola, daría las gracias y pondría la otra mejilla. Ya lo dije en la de la Bella Durmiente, yo soy más de Mulán. No hay que decirles a las niñas que esperen a que el príncipe venga a rescatarlas, sino que salgan ahí fuera y pateen algunos culos.

      Gracias por leernos y por tu comentario =)

      Eliminar
  9. :D
    Ohhhh y ahhhh y Mmmmm ¡¡¡¡¡¡¡el nuevo diseño es preciosoooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo!!!!
    (un narizotas fanhunter me atrapa con una red y me saca del escenario a rastras)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Atrás, fanhunter, deja a nuestra Mara tranquila xDD

      Me alegro de que te guste =)

      Eliminar
  10. Hola, chicas!

    Enhorabuena por el premio, no sabéis cuánto me alegré de que os lo llevaseis, que os tengo dicho que sois de lo mejor que he visto. Además vuestra reseña de 50 Sombras es estupenda -y os lo digo yo, que ni he leído el libro ni falta que me hace-. Bravo!

    "...muchos principitos con nombres compuestos". Si no he soltado una carcajada es porque tengo a la casa entera durmiendo. No me hagáis esto.

    ¿Que si me gusta Cenicienta? Ay, queridas... Evidentemente mi primer contacto con ella fue Disney, que se marcó un gran clásico con esa película. Por días tiene un estilo más vintage, así que no puede evitarlo, es insoportablemente maravillosa.
    Conocía la versión de los Grimm -tanto hacer research para una novela estupenda de la que no voy a hacer promoción, dio sus frutos-, pero desconocía las otras. La egipcia me ha encantado, pegaría en 'Las mil y una noches' si hubiese sido sólo un pelín más morisca. En cuanto a la china, no estoy segura de si la deformación tiene un nombre técnico, pero hoy en día sigue siendo tradición que a las niñas, desde muy pequeñas, se les fabriquen zapatos de madera con formas antinaturales y extremadamente pequeñas, a los cuales obviamente sus pies se amoldan, acabando éstos por convertirse en un talón extraño y... un pequeño gurruño de carne acabado en pico, en el que no se distingue que alguna vez ahí hubiese habido dedos -y los de la National Geographic se vuelven locos cuando encentran una chica de estas a las que echarle una foto; no es agradable-.Es que lo de tener los pies pequeños en China es como lo más, pero esto, que yo sepa, sólo pasa en algunas zonas. Eso sí que es una tortura, y no fregar los platos.

    Ah, mi parte favorita. ¿Cuál de las dos es más Mary Sue? Esta es fácil. Lo es la Bella Durmiente, por una sencilla razón: es como diez veces más pasiva que Cenicienta. Que ciertamente Cenicienta no es una revolucionaria de barricadas y antorchas, pero a mi modo de ver es feminista para su época... En la Bella Durmiente tenemos una princesa, que nace princesa, a la que le otorgan todos los dones habidos y por haber -Mary Sue-, que no sólo tiene una sino tres hadas para ella sola. En Cenicienta tenemos a una plebeya -con posibles-, a la que esclavizan por envidia -es mucha Mary Sue para tan poca madrastra-, y hasta que la chica no está llorando de impotencia no aparece el hada madrina, cuando la Bella Durmiente las tiene prácticamente de niñeras. Pero dejemos las obvias coincidencias... ¿Es más de Mary Sue esperar 100 años a por un príncipe -aquí Blancanieves como ejempo también vale-, o calzarte los zapatos de Swarosky y tirar para el palacio porque tú lo vales? Yo lo tengo claro, queridas mías, aunque el fin sea el mismo para ambas: casarse un príncipe. Bueno, en el caso de Cenicienta, con semejante muermazo de príncipe -porque le tocó el peor a la pobre... mira que encontrar a la mujer de tu vida y mandar a tu mayordomo a buscarla. Es que eres un triste, tío. Menos mal que Cenicienta no se pinchó el dedo con el huso de una rueca... iba a esperar poco la muchacha-.

    Creo que me ha vuelto a quedar uno de mis macro-comentarios, pero es en vuestro honor. Y así cuenta por dos o tres, que leo todo pero comento poco y hay que equilibrar. Muchas gracias por este blog!

    Un beso,
    S.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Graciaas! >///<

      Sí, leí hace tiempo un reportaje sobre el tema de vendarse los pies y ponerse zapatos diminutos para deformarlos y hacerlos más pequeños. El título era precisamente ese: "Pies de loto". No sé si es el nombre o si era una simple alusión al cuento. El caso es, que hace unos días salió en la tele que ahora está de moda operarse para quitarse el dedo meñique del pie y que los tacones queden más bonitos... La cultura occidental está claramente mucho más desarrollada (léase con ironía.

      Yo estoy de acuerdo, la Bella Durmiente lo único que hizo fue tocar un huso y dormir la mona. Ay, la vida de princesa en estado puro.
      No había caído en la cuenta, pero tienes razón. El príncipe de Cenicienta es un vago y un sin-sangre. Con lo poco apasionado que es, seguro que en la noche de bodas Cenicienta decidió que prefería volver con su madrastra, que así al menos tenía acción. Y esa ha sido la barrabasada del día, patrocinada por Mucho ruido y pocas nueces xDD Lo siento, no tengo filtro, escribo todo lo que se me pasa por la cabeza.

      Nos encantan tus macro-comentarios =) Nos hacen mucha ilusión. Muchas gracias a ti por leernos.

      Un besazo,

      M.

      Eliminar

Déjanos tus opiniones, pensamientos, o amenazas de muerte. ¡Pero siempre con el debido respeto! Los comentarios que consideremos ofensivos o spam serán eliminados.