SOMETHING WICKED THIS WAY COMES...

27 de enero de 2013

Premios varios II

(Dark Heart aparece por un lado del escenario y empieza a abrir las cortinas. En escena se ve una mesa, una montaña de libros y un flexo. Morrigan tiene los codos sobre la mesa y parece muy concentrada, con sus gafas y su sudadera de Oxford University).

DH: Hola, nueceros míos. Bienvenidos. Esto que veis detrás mía es una estudiantis estresadis, familiar del género humano. Os la he traído porque estoy segura de que no habéis visto una tan de cerca... no os preocupéis, está encadenada, no puede morder aunque quiera.

M: (Levanta la cabeza de los libros un segundo. Cuando ve que hay público se pasa la mano por el pelo tratando de parecer un poco más presentable. O por lo menos un poco menos desquiciada.) Hola. Antes de empezar, no me hago responsable de nada de lo que pueda decir hoy. Mi cerebro está derretido. My brain is melted. Muy, pero que muy melted.  Y solo para que conste en acta, la Lingüística en un invento de Satanás.

DH: (asiente, asiente) Sí, sí. Habla. Sé que no lo esperabais. Y también hace otras cosas. Si te acercas demasiado gruñe. Y si le acercas un libro más, grita y se esconde bajo la mesa, lloriqueando. Soy consciente de que queréis verlo... pero eso sería demasiado cruel. Pero no penséis mal de mí. No siempre maltrato a mi mascota Morrigan. A veces le lanzo galletitas.

M: Mi venganza será terrible. Te azuzaré a mi ejército de Uruk Hai y dejaré que su líder, al que llamo Grey, te lea pasajes enteros de 50 sombras.

DH: ¿A que le digo a tus profes que te pongan más trabajos? Puedo hacerlo, tengo contactos.

M: Los únicos contactos que tienes son los del móvil, pero da igual, no creo que los nueceros hayan venido a vernos discutir... 

DH: En realidad creo que les gustaría, pero tenemos otras cosas preparadas. ¡Premios, premios everywhere!

M: Así es. Muchas gracias a todos por las nominaciones. El primero es el de la campaña para fomentar la lectura, al que nos ha nominado Miyu de Forbidden Planet.

DH: De hecho nos han nominado también desde el blog Lo que leo y punto. Pero no vamos a torturaros haciéndolo dos veces, obviamente. La pregunta es la siguiente: "¿Qué libro aconsejarías para alguien que se inicia en la lectura?"

M: En mi caso, serían dos libros. Si fuera para un niño, le aconsejaría Matilda de Roald Dahl. Una niña a la que le gusta la lectura y vengarse de la gente que le hace la puñeta. Me encanta. Cuando era pequeña lo leía cada vez que tenía oportunidad y en lugar de cogerle manía, con cada lectura me gustaba más. 
En cambio, si tuviera que recomendarle un libro a un adulto, sería el de La princesa prometida. Es un libro que tiene un poco de todo: acción, humor, amor… Y además, es uno de mis favoritos. 

DH: Yo diría, en cambio, que empezase por un cuadernillo de lectura, ya que está iniciándose y puede que demasiadas palabras seguidas lleguen a marearle...

M: Lo peor de todo es que tiene lógica. Pero vamos a ser un poco menos pragmáticos y un poquito más imaginativos. Di un libro. O te pincho con el boli hasta que lo hagas.

DH: Está bien. Como Alicia, de Alicia en el País de las Maravillas diría: ¿qué interés tiene un libro sin imágenes ni dibujos? Así que elijo ¿Dónde está Wally? Es frustrante, lleno de personajes y al acabarlo te darán ganas de leer una novela sin una sola imagen. ¿Qué te parece?

M: Me parece genial. Aparte de con un maratón de Sálvame, no se me ocurre un método mejor para incentivar la lectura. 

DH: Primer premio contestado, pues. Pasemos al segundo, al que nos ha nominado Marisa del blog Books & Co.

M: Este premio se llama One Lovely Blog Award y consiste en contar siete cosas sobre nosotras…  Venga, Dark, es el momento de desvelar los trapos sucios.

DH: Nunca me ha gustado eso. Tratamos de mantener nuestro anonimato y luego vamos contando cosas nuestras por ahí, ¿qué sentido tiene eso? ¿Y si alguien descubre que en realidad somos zombies que hemos despertado para dominar el mundo y así poder averiguar dónde está el armario que lleva a Narnia?

M: (la mira con el ceño fruncido) De todas las identidades falsas que podrías haber inventado, te has decantado por la más putrefacta, como no. 

DH: ¿Cuenta ahora decir que somos humanas como uno de los trapos sucios?

M: A menos que quieras que los nueceros empiecen a lanzar tomates, no.

DH: Está bien, está bien... Empieza tú. La primera siempre es la más difícil.

M: 1. Tengo una especie de saco de boxeo en casa y le doy puñetazos cuando estoy estresada. Es un objeto inanimado, lo juro. La aclaración era necesaria, este blog me ha dado muy mala fama.

DH: 2. Odio los insectos. Si veo una araña medianamente grande corro en dirección contraria. No sería la primera vez que llamo a alguien para que venga a mi rescate. Si veo una avispa corro en dirección contraria. Y lo mismo con las abejas. Sí, como supondréis me paso la primavera y el verano corriendo de un lado para otro. Son estaciones agotadoras para mí.

M: 3. Me gusta mucho cocinar y creo que lo hago bastante bien. Además, es una actividad muy relajante, sobre todo la parte de cortar. Seguro que ahora, en lugar de imaginarme con una espumadera en la mano y un gorrito en la cabeza, me imagináis con un cuchillo y una sonrisa macabra. Ay, nueceros, como sois. Siempre pensando mal de la gente.

DH: 4. Yo, en cambio, no sé cocinar. Mi recetario se resume en tortillas francesas, pizzas congeladas, sándwiches, sopa y pasta. Sí, sé que os da mucha pena. Sí, vivo sola. Sí, podéis mandarme vuestros paquetes con platos recién hechos a casa. El pollo me gusta especialmente. También tenéis la opción de contribuir económicamente para que vaya a comer de restaurante todos los días.

M: 5. Estoy obsesionada, de una forma casi enfermiza y desde hace varios años, con El señor de los anillos. Os ha tomado a todos por sorpresa, lo sé. Es que lo disimulo muy bien. 

DH: 6. No me he leído nunca el Silmarillion. Ni siquiera estoy segura de que se escriba así. Y por eso Morrigan a veces siente ganas de matarme. Por suerte la distancia se lo pone difícil.

M: 7. En realidad, lo que me parece incomprensible es que la Saga de Geralt de Rivia la aburra. Pero bueno, todos tenemos nuestros defectos…

DH: Voy a ignorar ese último punto. Hasta tú admitiste que la novela en la que me quedé era la más floja. No me gusta torturarme, no me culpes por ello.

M: No floja, densa. Pero aún así maravillosa. En fin, pasemos al siguiente premio, al que nos ha nominado Laura de La vieja Morla.

DH: Uh, se supone que tenemos que mencionar siete libros y siete películas favoritas... Está bien, creo que podemos hacerlo. Empiezas. Y casi creo que puedo leerte la mente.

M: Love Actually, Big Fish, Arsénico por compasión, Shutter Island, Moulin Rouge, las de El Señor de los Anillos y Los Goonies. Obviamente, cualquiera en la que salga David Tennant me alegra el día. Salvo United. Esa no me lo alegró precisamente…

DH: Love Actually, Big Fish, Pesadilla antes de Navidad, Sweeny Todd, Alicia en el País de las Maravillas, La novia cadáver y Charlie y la fábrica de chocolate. Que 6 de ellas sean de Tim Burton es un hecho completamente aleatorio sobre el que prefiero no hacer declaraciones.

M: Y ahora los libros: La princesa prometida, los de la Saga de Geralt de Rivia, los de El señor de los anillos, los de Harry Potter, Lisístrata, Los pilares de la tierra y Memorias de una geisha. Por decir siete.

DH: En mi caso diré: los de Harry Potter, El señor de los anillos, los de Artemis Fowl, Una serie de catastróficas desdichas, Alicia en el país de las maravillas, los de Juego de Tronos y... Rimas y leyendas, por acabar con algo poético.

M: Además, hay que contestar a las siguientes preguntas:

¿Cuál es tu sección favorita en un blog?

DH: La mía son las reseñas, la verdad. Siempre es interesante ver el el punto de vista que se adopta y cómo caen sutilmente las críticas al libro... o no tan sutilmente, desangrándolo, como a mí me gusta... Quizá no debería haber añadido eso último.

M: La mía también, se ve que ambas somos muy tradicionales.

¿Afiliaciones?

DH: Nuestras afiliaciones, como todos los nueceros deberían saber ya, están con el lado oscuro. No es ningún secreto que nos gusta hacer maldades y también adoramos las galletas gratis.

M: Por supuesto, a la salida os daremos una chapa y un folleto explicativo para que os afiliéis vosotros también.

¿De cuántas páginas es el libro más extenso que te has leído?

DH: Pues... 1200. Menudo tocho es El temor de un hombre sabio, ¿no creéis? No dudo que Patrick Rothfuss nos deleitará con unas 3000 en su próxima novela... y con más Marty Stuismo del bueno.

M: En mi caso, creo que se trata de Los pilares de la tierra, con sus 1358 páginas.

¿Cuál es la mejor adaptación de libro a película que has visto?

DH: La mejor adaptación... Uff, es difícil. Diré que Emma, de Jane Austen. He sufrido el libro y he visto la película. Al menos mientras la veía no quería sacarme los ojos para ver si me moría. Sí, definitivamente es una buena adaptación.

M: El señor de los anillos. Aunque tiene sus fallos, como lo de quitar a Glorfindel y poner a Arwen porque ella lo vale, está muy bien. Unos libros así, deben ser difíciles de adaptar y creo que han estado a la altura.

DH: Y eso es todo. Sabemos que esta es una entrada un poco de relleno y que no hay tanta violencia literaria como otras veces, pero ya que nos han dado los premios, queríamos agradecerlos y... actualizar con algo fácil, que la pobre Morrigan está al borde de la muerte por estudiar demasiado.

M: Supongo que os habréis percatado de que no hemos nominado a nadie y eso es porque no queremos arriesgarnos a poneros en un compromiso o a olvidarnos de mencionaros.

DH: Así pues, podéis ir en paz y con la conciencia tranquila. Esperamos actualizar de nuevo pronto. ¡Y no os olvidéis de desearle suerte a Morri con sus exámenes!

M: Hasta la próxima, nueceros. Si no vuelvo, vengad mi muerte.




P.D.
M: Hoy no hay postdata, mi cerebro de ha puesto en huelga.
DH: En realidad al decir eso ya estás haciendo la posdata. Sabía que no podías renunciar a la tradición.
M: Es que me encantan las paradojas.

20 de enero de 2013

Desde Londres con amor - Jenna Petersen

(Morrigan y Dark aparecen hoy con sendos vestidos victorianos. Morrigan lleva una pistola moderna en la mano y mira a su propia sombra con desconfianza. Dark lleva un walkie-talkie en una mano y una linterna en la otra).

DH: ¡Bienvenidos, nueceros! ¡Hoy tenemos un misterio entre manos!

M: Así es, el misterio de por qué narices hemos leído este libro.

DH: Porque nos va eso de leer todo lo que cae en nuestras manos... y es una advertencia, porque nunca adivinaríais lo que hemos recibido. Y no: no es una amenaza de muerte. Nos haría ilusión. Haríamos una reseña de ella, si así fuera, de hecho.

M: Y sospecho que os gustaría. Pero no somos tan afortunadas. Lo que nos ha llegado, han sido los libros y el e-reader que ganamos en el concurso de Libros y literatura.

DH: Queremos agradecer este premio. Pero como ya lo hicimos en una entrada anterior, resumiremos en "gracias". Nos encantan. Y el e-reader... ah, el e-reader. ¿Lo habéis visto? Morrigan está contenta como unas castañuelas de tenerlo. Creo que duerme con él.

M: No tanto… pero lo enciendo un par de veces al día solo para admirarlo. En fin, prometemos hacer uso de los premios. Para leer, digo. Nada de calzar mesas cojas. En cuanto a la foto, sé lo que estáis pensando. Mi edredón es precioso. Lo sé. Zara Home Style.

DH: No, en realidad seguro que no estaban pensando eso. Pero te dejaremos ser feliz. Y aquí terminamos nuestros minutos de propaganda de agradecimiento, no sin antes animaros a pasar por su blog/librería online

M: Y ahora pasemos a la reseña de hoy. Ficha técnica, te elijo a ti.
Desde Londres con Amor
Lady Spies #1 | Autoconclusivo
From London with Love | Jenna Petersen
Esencia | AE: 2010
ISBN: 8408091387 | 363 págs.

Meredith Sinclair es el prototipo de una perfecta dama de sociedad. Causa sensación en cualquier fiesta, los hombres caen rendidos a sus pies y toda mujer ansía ser como ella. Pero bajo esa fachada de mujer con éxito se esconde una magnífica espía. Y su nueva misión es muy personal. Le es encomendado llevar a cabo una investigación sobre la implicación de Tristan Archer en el robo de un cuadro en el que podría ocultarse información secreta sobre los movimientos del ejército británico en Francia. Meredith sabe que no debería tener una relación cercana con él, pero aquel hombre le salvó la vida hace muchos años. Y cada vez le resulta más difícil creer que Tristan pueda hacer algo así cuando sus besos son tan exquisitos. ¿Las pruebas acabarán rompiéndole el corazón... o su corazón les liberará a ambos? 
O P I N I Ó N   P E R S O N A L

DH: ¡Ataque rayo! ¡Bzzz! (Se calla cuando Morrigan la mira) ¿Qué? Era por seguirte el juego...

M: (Prefiere ignorar lo sucedido y centrar su atención en los nueceros) Empecemos por nuestra tradicional y particular sinopsis: Londres, año 1808. Tres viudas son reclutadas para formar parte de un grupo secreto de espías al servicio de Su Majestad. Sus nombres son: Meredith, Emily y Anastasia. Este libro, se centra en la primera de ellas, que se alza con el título de Mary Sue de la historia.


DH: Nos encontramos ante el típico trío de amigas. Esta Mary Sue, al menos, no tiene problemas para encontrar a otras personas que la escuchen... Claro que es una excusa para hacer una trilogía, usando a las otras dos en libros posteriores. A lo que íbamos. La organización de espías inglesas recibe un encargo especial que tiene que ver con echarle un ojo (y los dos, a ser posible) a un hombre, Tristan Archer. Sí, sí, podéis adelantaros a los acontecimientos, pero no en voz alta.


M: Ese hombre es, ni más ni menos, que un amigo de la infancia de Meredith, Merry para las amigas. No, no es broma. Y no, no voy a hacer chistes navideños sobre el tema.

DH: El hecho de que ya se conozcan de antes es un tópico, pero al menos no nos lanzan uno de eses incomibles amores a primera vista, lo que de alguna forma es de agradecer. Además, así la chica ya conoce a la madre del sujeto en cuestión. Eso pavimenta el camino.

M: Sí, agradar a tu suegra siempre hace las cosas más fáciles. Además, esta es una suegra especial. En lugar de hacerle la vida imposible a la protagonista, la anima a que se case (o lo que surja) con su hijo. El caso es, que la organización sospecha que Tristan es un traidor, así que Meredith se verá forzada a escoger entre el deber y su corazón (y otras partes de su anatomía que también están muy entusiasmadas con el sospechoso).

DH: Sí. Es una novela romántica. Con partes algo más que románticas. ¿Qué esperabais? No íbamos a leerla si no hubiera ningún aliciente.

M: Llamar a eso aliciente es exagerar un poco. Pero es lo más creíble de la historia. Cuando en una novela romántica, lo más creíble es la parte del sexo es que algo falla.

DH: A ver, tampoco hay que ser tan crueles. Mira, hay un malo. ¿No te gustan los malos?

M: Sí, me gustan los personajes malos. Sobre todo cuando están buenos y son carismáticos. Devlin no sabe qué es esto último. Es tan patético que por primera vez en mucho tiempo no he deseado que ganase el lado oscuro que, como todos los nueceros saben, mola más y tiene galletas.

DH: Malditos malos de novelas románticas, que no saben cómo hacer maldades propiamente...

M: Es que además es… (suspira) Vayamos por orden. Empecemos con Meredith y sus amigas. Tres espías. Una profesional, otra inteligente y otra algo rebelde… Espera. Esto me recuerda a algo…

DH: Claro. Son como las Embrujadas. Poder de tres... (mira a Morrigan, que pone caras) ¿Solo yo lo veo?

M: Yo iba a decir las Supernenas. Pero probablemente, la mayoría lo asocien a los ángeles de Charlie. Que poca imaginación. La de la autora, quiero decir. Porque además, la persona a la que rinden cuentas (su jefe inmediato) se llama Charlie.

DH: El problema es que los ángeles de Charlie eran americanas. Y como están en 1808 y tienen que tener vida social, pues la autora ha dicho: tiene que ser en Inglaterra. Así que lo mezcla con el elemento James Bond y pone a una tal Lady M al mando. He echado de menos al perro de porcelana encima de la mesa, pero no se puede tener todo o se llamaría "plagio". Y eso, niños, está muy feo. A menos que os llaméis E.L. James, en cuyo caso podéis cambiar el nombre de los personajes de otra persona y a nadie se le ocurrirá poner el grito en el cielo... ¿He dicho yo eso?

M: Podría haber sido peor. Podrías haberte referido a la intertextualidad que esgrimen algunos autores. Pero volvamos al trío protagonista. Las conversaciones que mantienen entre ellas son muy forzadas. No es el tipo de charla que mantendrían un grupo de amigas. Es más bien como si estuvieran leyendo un guión. Un guión que parece ser siempre el mismo y se puede resumir en:

“- Querida, estamos aquí para lo que nos necesites. Cuenta con mi espejo.
- ¡Y cuenta con mi arpa! Porque, aunque objetivamente sea una tontería y no tenga lógica ninguna, debes seguir los dictados de tu corazón. 
- Ay, que haría yo sin vosotras.”

DH: ¿Por qué tú nunca me dices que debo seguir los dictados de mi corazón? Eres una mala amiga, Morrigan. Y tampoco te pones en peligro por mí o desobedeces las órdenes de un superior. Ni me mandas cartas encriptadas. Eso es lo peor de todo.

M: Porque si sigues los dictados de tu corazón, probablemente acaben pidiendo una orden de alejamiento. Y aunque me gustaría ver cómo te levantas y le dices al juez: "Si amar es un delito me declaro culpable", creo que no es conveniente que pases por todo eso.

DH: Cuánta crueldad en un párrafo tan pequeño. Al menos yo no me arriesgo al escándalo público, como nuestros protagonistas. Aunque no parece importarles mucho. Será que son muy abiertos de mente. Sobre todo teniendo en cuenta la época.

M: El galán de la historia se pasa el día pensando en hacerle cochinadas a Meredith. Y cuando no está admirando los atributos de la muchacha está compadeciéndose de sí mismo o haciendo reflexiones repetitivas sobre que un hombre tiene que hacer lo que tiene que hacer.

DH: El tío, en realidad, es lo que en gallego llamaríamos un "miñaxoia". En español popular, un calzonazos de toda la vida. Esos a los que quieres sacudirles, a ver si espabilan. No lo hace. Y eso te insta a ser más violenta. Es un círculo vicioso en el que solo tienes la opción de quemar el libro en la chimenea o tirarlo al fondo de tu armario, donde ese monstruo de la infancia que te aterrorizaba se lo comerá y se pondrá malo de una indigestión.

M: Normal. Porque el tío es pesado un rato largo. Pero no es nada en comparación con Devlin, el malo maloso, con sus frases arquetípicas y esa pose chulesca que incita a darse de cabezazos contra la pared más cercana.

DH: ¿Sabes? Yo me lo imagino como uno de esos malos en las películas mudas, que atan a las chicas a las vías del tren y luego se dedican a toquetearse un bigote demasiado largo para su cara. De esos que se mantienen tiesos a base de almidonarlos o echarles más laca de la que tiene el pelo de Marge Simpson.

M: Debo reconocer que cuando leí "se dedican a toquetearse" me asusté un poco. Me alegro de que sea el bigote lo que se tocan y lo que se mantiene tieso.

DH: Y esta es la razón de que solo le deje leer una de estas novelas cada tres meses. Es demasiado para sus hormonas. Pero sigamos, por favor.

M: Sí, sigamos. Creo firmemente que la riqueza de una novela de halla en gran medida en los personajes secundarios, que son los que le dan espesor, los que la hacen real. A lo largo de nuestras vidas convivimos con mucha gente, ya sean vecinos, familiares, amigos… Por eso las novelas deberían reflejar esto. Es ente caso, todo se centra demasiado en Meredith y Tristan, así que si uno te cae mal (o los dos, como es el caso) tienes que aguantarte o dejar de leer.

DH: Que no esperéis grandes acciones de los demás, en otras palabras. Supongo que para eso tendríais que leeros los otros libros, si es que realmente estáis interesados. Por mi parte creo que tengo claro que no lo haré. Promete ser un poco más de lo mismo. Aunque si tuviera más tiroteos al estilo gangster ganaría muchos puntos. No de verosimilitud, pero sí de emoción.

M: Bueno, la verosimilitud no ha sido nunca el objetivo. Solo hay que fijarse en el marco. La autora ha elegido el año 1808. Sospecho que solo por los vestidos, porque el resto se lo pasa por el forro del corsé de Merry.

DH: (se pone la bata y se hace con una varita para señalar y una pizarra) Bueno, siendo correctas, esto no es la época victoriana, ya que la Reina Victoria empieza a reinar en 1837. Y eso implica que la portada se la han pasado por el forro, porque esos no son vestidos de la Regencia. Vamos, miradlos, esos no son los vestidos de Orgullo y Prejuicio. Eso, queridos míos, es un intento de 1860 para delante.

M: Eso por no mencionar las armas que usan en la historia. Con la rapidez con la que las cargan y la cantidad de disparos que hacen, cualquiera diría que tienen una Glock. Teniendo en cuenta que hasta 1835 no se patentó el primer revólver, queda todo muy anacrónico. Aunque lo mismo es que lo inventó Ana. Esa es la razón que la autora da para todo lo que no se puede explicar.

DH: Bueno, al menos no van por ahí diciendo que todo lo que no se puede explicar es porque lo hizo un mago. Total, que todo esto es para que veáis que nos informamos y hasta cuando hablamos mal de algo lo hacemos intelectualmente...

M: (Se ríe, pero al ver que Dark la mira con una ceja alzada se pone seria) Lo siento, creía que lo decías de broma. En fin, otra cosa digna de mención es la forma de escribir de la autora. Es sencilla y correcta. Salvo por un detalle. Su manía de meter la palabra “imprecación” hasta con calzador si hace falta.

DH: Eso es mejor que repiquetear los dientes. Porque yo hasta el momento pensé que lo que repiqueteaban eran las gotas de lluvia en la ventana. Pero vamos, cada loco con su tema. Ahora bien, hay que tener en cuenta que podría ser cosa del traductor, no de la autora. No creo que sepa español, al fin y al cabo.

M: Está bien. Démosle el beneficio de la duda.

DH: Aunque, ya que antes hablábamos del tiempo... Ahora hablemos del espacio. Porque no entiendo por qué se llama Desde Londres con amor. ¿Cuánto paran por Londres? ¿Y por qué Londres? Podría ser París o Cuenca.

M: Supongo que es otro intento se homenajear a James Bond y su Desde Rusia con amor.

DH: Eso tiene sentido. Una última cosa que se me ocurre es que estos libros siempre me hacen plantearme si las autoras se basarán en algún tipo de hecho real. En alguna… experiencia propia o algo así. 

M: Puede ser. Eso explicaría porque las protagonistas parecen haber sido enviadas al pasado y con armas semiautomáticas en el bolsillo. En fin, hasta aquí la reseña de hoy. Espero que no haya quejas. Hemos sido malas... Y sospecho que volveremos a serlo pronto.

DH: (Finge una tosecilla que se parece sospechosamente al nombre de cierta Mary Sue sureña). Hasta pronto, queridos nueceros.

V E R E D I C T O

4.5/10

 Agárrate, James Bond, tienes competencia y lleva pololos. Lástima que eso sea lo más destacable de la historia. Aún así, no es tan terrible. Un libro para leer sin expectativa alguna.




P.D.
DH: Molaría ser espía. Licencia para matar, Martinis gratis y te puedes liar con los sospechosos sin que nadie se te tire a la cabeza.
M: Solo hay una cosa mejor que ser espía. Ser agente doble, que así además cobras dos sueldos.

10 de enero de 2013

Booktrollers - Portadas de novelas (volumen II) + Reto

(Se abre el telón y aparecen Morrigan y Dark Heart.)

M: ¡Hola, queridos nueceros!

DH: ¿Cómo estáis? ¿Sorprendidos de vernos? Sí, es normal. Pero hemos decidido actualizar con más frecuencia. Y como Morrigan está en exámenes, con toda seguridad lo haremos.

M: Así es. Mis ganas de actualizar son directamente proporcionales a mi necesidad de estudiar e inversamente proporcionales a la cantidad de tiempo del que dispongo. Como podéis ver, hemos hecho unos pequeños cambios en el blog.

DH: Y con "hemos" quiere decir "ha”. 

M: Y con “pequeños cambios” quiero decir “he cambiado todo lo que he podido y más”. 

DH: Y probablemente lo vuelva a cambiar cuando menos lo esperéis. Creo que es lo que más disfruta del blog. Cualquier excusa es buena

M: Cuatro veces en cinco meses (seis si contamos Navidad y Halloween) tampoco es tanto... (carraspea) En fin, debéis saber que nos hemos apuntado al reto organizado por Raistlin de Torre de Hechicería que consiste en (re)leer: El Hobbit,  El señor de los anillos, El silmarillion y los Cuentos Inconclusos. Obviamente, irán acompañados con la reseña pertinente. 


DH: Me he dejado convencer para hacerlo porque me han prometido un Aragorn. En este reto también participa Ithil de La estantería de Ithil. Os iremos poniendo los enlaces de sus reseñas en las nuestras. Sospecho que vamos a ser las últimas. Pero le pondremos muchas ganas. Os animamos a seguir nuestro ejemplo.

M: En fin, hoy os traemos un Booktrollers. Sospecho que el hecho de que lo ponga en el título puede que arruine un poco la sorpresa...

DH: ¡Pero aún no habéis visto las maravillosas portadas que tenemos hoy, así que aún no os vayáis! Os prometemos... sangre. Y dolor de ojos. Y tíos cachas sin camiseta.

M: Lo cual no es necesariamente bueno. Pero no adelantemos acontecimientos. Aquí está la primera portada: Bésame y vente conmigo de Olivia Ardey que, como podéis ver, está protagonizada por los padres de Hagrid.

DH: No creo que Olivia Ardey, aunque no la conozco, se dedique a los fanfics de Harry Potter. Creo que está más concienciada con la agricultura: cómo plantar manos gigantes, por ejemplo. 

M: Tal vez sea un libro de autoayuda o un tratado religioso. Algo como: "Deja salir a la gigante de treinta metros que hay en ti" o "Diosas a las que les gusta el vino y tocarle el culo a los mortales".

DH: Oye, que es una actividad muy digna... Muy de diosa. Y a él parece gustarle que lo tengan en la palma de la mano... ...solo le falta estar comiendo.

M: A disgusto no está, eso está claro. Solo hay que ver como sonríe... Una sonrisa inquietante. Dark... me está mirando. ¡Dile que deje de mirarme!

DH: ¡¡No la mires, sexy desconocido protagonista de novela romántica!! ... ¡¡Mírame a mí!!

M: (Horrorizada) Vale, no más Bésame y vente a vivir conmigo para ti. (le arranca el libro de las manos y lo lanza hacia las butacas, donde un grupo de nueceros se pelea por él).

DH: Jo... Algún día lo leeré y lo sabes. Pero está bien. De cosa inquietante a cosa inquietante. En el caso del siguiente libro, lo que inquieta es el número de bromas obscenas y metáforas afiladas que podríamos hacer sobre el arpón. Te dejo que empieces.

M: Gracias por el dudoso honor. Lo que más me llama la atención de este libro, es el apellido del protagonista. Por si no se podían hacer suficientes bromas obscenas, el señor Blade las pone a huevo.

DH: Arpones, espadas... Se nota va de cosas que pinchan. 

M: Sí, de cosas que se clavan en la carne.

DH: En alguna parte tenía que estar el gancho, además de en la portada. Porque con esa cosa fea que mira con fijeza al lector, lleno de furia animal... y el lagarto también da yuyu.

M: Aún así, el bicho ese que se las da de réptil con pelo es mucho más agradable que nuestro protagonista, que como habréis adivinado por lo marcado de sus músculos y el litro de aceite que lleva encima se dedica al culturismo en sus ratos libres.

DH: Pues yo había dado por hecho que era un hombre de las cavernas. Por lo del desnudo casi integral. Y por la chica del fondo, que lleva una antorcha. Es obvio que acaban de descubrir el fuego. Bueno, y puede que las maquinillas de afeitar también.

M: En cierto modo, agradezco que sean unos visionarios y hayan inventado la depilación láser. La imagen ya es bastante terrible así. De todas formas, yo creo que ya sé por qué va medio en pelotas. Para que nadie se fije en su cara.

DH: Oh, vamos, no es tan terrible. A mí me preocupa más el arpón que su cara. Está más afilado.

M: Y lo exhibe demasiado alegremente. Podría pinchar a alguien sin querer.

DH: Porque probablemente sea un macho alfa. Tiene que mostrar arpón para que todo el mundo sepa quién manda. Y las mozas admiren lo grande y firme que es.

M: Y lo ansioso que está por hincarlo… La chica que flota en la bruma sobrenatural de color azul parece impresionada.

DH: Es todo tan primitivo, tan... Uff... Qué calor hace aquí, ¿no?

M: (La mira con el ceño fruncido) Siguiente libro. Este se llama The Outlaw Hearts. Hay algo en esa pareja que me da muy mal rollo. Esa actitud tan pacífica, como de acercamiento cauteloso, me da muy mal rollo.

DH: Lo que da mal rollo es que ella parezca travesti. Ojo, no tengo nada en contra de los travestis. Solo de las mujeres que parecen serlo inconscientemente.

M: Al menos es pudorosa, fíjate, está toda sonrojada… O a lo mejor se le fue la mano con el colorete.

DH: Con el colorete, con el pintalabios, con la sombra de ojos... Creo que hasta al depilarse las cejas.

M: Bueno, al menos lleva el vestido en su sitio. No todas las protagonistas de portadas de novelas románticas pueden decir eso. Además, mira, se la ve buena chica. Ahí la tienes, frotando la mejilla contra los abdominales  de él, con toda la inocencia del mundo y pensado: "Le rugen las tripas".

DH: ...O quizá algo vaya a salir de su interior. Pero lo siento, las chicas arrodilladas delante de modelos de pantalones indios sin camiseta no me gustan. ¿No te hacen sentir como que hay algo mal con el mundo? Dime, Morrigan, ¿no has aprendido nada de las feministas? ¡Reivindico que es un claro ejemplo de cómo las mujeres somos infravaloradas y objetivizadas por la sociedad patriarcal!

M: ¡Por supuesto que me indigna! ¡Siempre son ellas las que salen postradas ante ellos! Me dan ganas de repartir bofetadas hasta que se me duerman las manos… Pasemos a otra portada antes de que empiece con un monólogo sobre la ansiedad por la autoría, la invisibilidad que las escritoras sufrieron a lo largo de la historia y los valores machistas que nos enseñan las Mary Sues de muchas novelas juveniles. 

DH: Vale. Pasemos a una portada sin mujeres. A cambio, otro cachas medio desnudo que sabe lo que es la depilación pero no los cortauñas. Una lástima.

M: En este caso, la depilación es comprensible. Así es más aerodinámico. Pobre, nadie le ha dicho que solo es una leyenda urbana. Aunque lo mismo decían de los chicos voladores y aquí tenemos uno en su máximo esplendor.

DH: Si Stephenie Meyer lo hubiera incluido en la saga Crepúsculo hubiera sido aún más imperdible. Un familiar lejano de los Cullen, ya sabes.

M: No sé… Yo lo veo más de la rama familiar de Patch, el de Hush, Hush… Por eso de las alas y tal. Ahora bien, comparte estilista con los anteriores protagonistas de las portadas de la entrada. No creo que ese taparrabos soporte demasiado bien las corrientes de aire.

DH: Nadie dice que lo necesite. La espada siempre preparada. En su vaina, claro. Mira qué bonita. Aunque a mí me interesa saber qué champú utiliza. Tiene el pelo muy sedoso.

M: Yo le preguntaría donde se ha dado los rayos UVA. Debió de ser en el mismo sitio en el que maquillaron a la chica anterior.

DH: Quizá se han pasado un poco.

M: Y, ¿qué me dices de las uñas de los pies? Con eso se puede arar un campo. En fin, será mejor que lo dejemos estar, antes de que los chistes obscenos sobre otras cosas que se pueden usar para esa tarea salgan a relucir.

DH: ... Siempre me cortas en lo mejor, pero está bien. Nos despedimos aquí por hoy, pero no sin antes lanzar las preguntas tradicionales.

M: ¿Qué os han parecido las portadas? ¿Conocéis otras portadas capaces de herir sensibilidades? ¿Os gusta el nuevo diseño del blog? ¿Qué os parece más perturbador: el arpón del señor Blade o las uñas del chico volador?

DH: ¡Hasta la próxima entrada!




P.D.
DH: Deberíamos hacer un álbum con portadas horribles. Recién arrancadas. Y  sortearlo entre los nueceros.
M: Sería un sorteo muy triste. Nadie lo querría. Es de esas cosas que no aceptas ni aunque te paguen por llevártelo.

6 de enero de 2013

Cuéntame un cuento - La Cenicienta

(Se abre el telón. Una gran calabaza domina la escena. Una gran calabaza que empieza a moverse violentamente a causa de las patadas que Morrigan le propina.)

M: ¡Maldita hada madrina! ¡Bailaré sobre su tumba!

DH: (Mirando a los nueceros) Morrigan…

M: Pienso arrancarle el co… (ve a los nueceros y suelta una risilla nerviosa.) Hola.

DH: Hola, nueceros. Como veis, Halloween ha llegado a nuestro blog. No... Esperad, para eso aún faltan muchos meses. Morrigan, ¿por qué hay una calabaza gigante en el escenario?

M: Se suponía que iba a ser una carroza. Pero no pasa nada. Ya ajustaremos cuentas ese hada inútil y yo.

DH: Estás muy desfasada. Las carrozas calabazas ya no se llevan. Ahora gustan más los deportivos pimientos.

M: Es que las calabazas me salían gratis. Se las robé al granjero Maggot. Me azuzó a Garra, a Colmillo y a Lobo, pero mereció la pena la carrera. 

DH: Sabes que la gente no es tan friki como tú y a lo mejor no saben a quién te estás refiriendo, ¿verdad? (Mira a los nueceros). Nota de traductora: personaje del Seños de los Anillos a quien nos gusta robarle cosas del huerto.

M: Así es, pero no hemos venido a hablar de mi obsesión. Si no de cuentos.

DH: En realidad de un cuento: La Cenicienta. Por eso la calabaza. Pensamos en venir con los zapatitos de cristal, pero no había la talla de Morrigan y yo no tenía nada transparente para combinar, así que otro día tendrá que ser.

M: Pero antes, tenemos una noticia que contaros...

DH: ¡Morrigan está embarazada!

M: Iba a ignorar eso último, pero solo por si acaso, voy a desmentirlo. No vaya a ser que alguien me felicite. No, esa no era la noticia, sino que hemos ganado el primer premio del jurado del concurso de reseñas organizado por Libros y Literatura

DH: ¡¡Chúpate esa, E.L. James!! ...Aunque es precisamente gracias a la reseña de Cincuenta Sombras de Grey que hemos ganado...

M: Sí, es raro…  Creo que hasta empiezo a sentir algo de cariño hacia Grey. Vale, no. La verdad, es que no nos lo esperábamos. Y más viendo el nivel de las otras reseñas.

DH: De todas formas, eso no impide que nos alegremos. Porque hemos ganado libros. Sí, somos así de materialistas. Pero quizá compartamos alguno con vosotros, quién sabe...

M: Gracias a los que nos votaron; a los organizadores; a los jueces; a mi gata, que me estará leyendo; a Garçon, el oso de peluche de Dark; pero sobre todo, a todos los nueceros. Sin vosotros no habría ni reseña, ni blog, ni nada. Y dicho esto, pasemos a la entrada en sí. La Cenicienta. Creo que todos conocéis la versión oficial, es decir, la de Disney.

DH: Sí, sabemos que os gusta Disney, no os hagáis los inocentes. En el caso de Ceni, como sabréis, vive esclavizada por su madrastra y sus dos hermanastras. Ah, y un gato que parece Hitler convertido en animal. Lo digo por lo de tirano, no porque tenga bigote.

M: Entonces, el príncipe da un baile en el palacio e invita a todas las jóvenes del reino, porque es muy campechano y no le importa casarse con una plebeya.

DH: Efectivamente. Aunque en realidad el problema es que ha sido ligeramente obligado por su padre, que ve que el príncipe es un juerguista y como no lo espabile, no va a tener nietos ni para el día del juicio final.

M: El caso es, que como la madrastra y las hermanastras de Ceni son unas perras, metafóricamente hablando, le mandan hacer un montón de tareas y le rompen el vestido para que no pueda asistir al baile.

DH: Y ahí entra el hada madrina, bidibi-badibi-bu. Le dice que va a ayudarla a ir al baile, por supuesto. Y aquí es cuando todo el mundo se pregunta por qué no ha aparecido antes. Porque al fin y al cabo, si está ahí para protegerla y quererla y ofrecerle una vida mejor... ...Ya podía haber actuado diez años atrás, cuando tres brujas horteras la hacían dormir al lado de la chimenea, con los ratones mordiéndole los dedos de los pies.

M: Porque es una vaga, como todas las hadas madrinas. Yo llevo años esperando a que la mía se digne a aparecer. Secuestrar a una ajena no sirve de nada. (Señalando la calabaza) Doy fe de ello.

DH: El caso es que como todos sabéis, le da un vestidito precioso. Y unos zapatitos de cristal... No tengo claro por qué de cristal. ¿Para que todos vieran su manicura?

M: Un error de traducción, según tengo entendido. El caso es que, después de años ausente, decide que tiene derecho a imponerle a Ceni la hora de llegada. Tiene que estar a las 12 en casa.

DH: Si el cuento fuese en España a las doce de la noche aún no habría llegado nadie a la fiesta.

M: Una vez en el baile, Ceni conoce al príncipe, que se enamora de ella a primera vista. Tal vez a segunda. Los expertos no se ponen de acuerdo en esa cuestión.

DH: Lo que importa es que la invita a bailar. Lo hacen sin cruzar una palabra, porque así es más romántico, y el príncipe decide que se quiere casar con ella. Pero justo cuando se arma de valor... ella echa a correr porque dan las campanadas de medianoche. Y en lo que nosotros tomamos doce uvas, ella se marca una carrera que ya les gustaría a muchos en las Olimpiadas. Porque sale de palacio, baja las escaleras y la carroza aún tiene tiempo de llegar a mitad de camino antes de volver a convertirse en calabaza. Claro que sí. Y con un pie descalzo y el otro con tacón.

M: Porque obviamente, los zapatos no desaparecen. Porque si no nos quedaríamos sin cuento. O tendríamos cuento, pero acabaría así: Y no volvió a verla nunca más. Se casó con una princesa y tuvo muchos principitos de nombres compuestos.

DH: En lugar de eso, Ceni vuelve a casa y su madrastra, que es muy lista, decide encerrarla en la torre. Por su parte, el príncipe decide mandar a alguien con el zapato de casa en casa. Porque, por supuesto, los pies son como los copos de nieve: no hay dos iguales. Eso o el 38 era un número de calzado muy raro en esa época.

M: Cuando el... señor mandado llega a casa de Ceni, las hermanastras se prueban el zapato y sorprendentemente, en un giro argumental inesperado, no les vale a ninguna. 

DH: Y Ceni, gracias a sus amigos los ratones, aparece justo a tiempo y se prueba el zapato. ¿Adivináis? Sí, le sirve. Y se casa con el príncipe. Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

M: Vayamos ahora a los orígenes del cuento, es decir, la parte salvaje de la historia. 

DH: Nos alegra decir que esta vez no hay violaciones, aunque si no os gusta el gore, podéis cambiar de canal.

M: Tampoco hay necrofilia. Parecéis decepcionados. Lo entiendo. Como ya hemos visto en la última edición de Cuéntame un cuento, la necrofilia es indispensable en todo cuento que se precie.

DH: Pero en el cuento original, que al parecer es egipcio, al menos hay piratas. Yo me imagino a un Jack Sparrow, y así abrimos bien la historia en cuestión, porque nuestra protagonista, griega, es raptada por bucaneros... y vendida como esclava.

M: Pese a su mala afición de comprar gente, su amo era muy majo y no se daba cuenta de que el resto de siervas se portaban mal con Ceni o como se la conocía entonces: Ródope, Mejillas Rosas para la enemigas. ¿Por qué la odiaban? Porque era muy guapa. Sí, era una Mary Sue. Nadie es perfecto. Bueno, ella sí, el gen del marysueismo así lo determina.

DH: Es también una Mary Sue porque se lleva bien con los animales. Ya sabéis, el factor yo-le-caigo-bien-a-todas-las-criaturas-inocentes. El caso es que aunque todas la maltrataban (por envidia, ya sabéis), su amo quedó prendado porque bailaba muy bien... y le compró unas sandalias muy fashion, de cuero.

M: Un día el faraón decidió hacer una fiesta. Bueno, puede que fuera más bien una reunión. O un banquete. Lo que quiera que hicieran los faraones en aquella época para festejar. Mejillas Rosas, tenía ganas de ir a dicha fiesta/lo que sea. Pero las siervas malas le impusieron muchas tareas. 

DH: Así que lunes antes de almorzar, Mejillas Rosas quería festejar, pero no podía ir a festejar, porque tenía que ir a lavar. Y fue al río a lavar. Su mascota hipopótamo retozaba en el agua y le salpicó las sandalias, con lo que ella se las sacó. Y mira que casualidad, un halcón le robó una y la dejó caer, minutos más tarde, en el regazo del faraón, que obviamente se lo tomó como una señal del cielo.

M: Así que decidió que su dueña sería su esposa y, por tanto, la reina de Egipto e hizo que todas las siervas se probaran la dichosa sandalia. Caprichos de gobernante. En aquellos tiempos podían permitirse parecer idiotas, por eso de reinar con la gracia de Dios y… bueno, ahora también. Solo hay que verlos.

DH: Dejando a un lado las ideas políticas de Morrigan, ya intuiréis cómo acaba el cuento: sí, se prueba la sandalia. Sí, le entra. Sí, le enseña la otra. Se casan y son felices y tienen niños egipcios que construirán pirámides de arena a la orilla del Nilo.

M: Qué bonito… Empiezo a echar de menos las barrabasadas de la Bella Durmiente. Pasemos a la versión china. A ver si con esta hay más suerte. Hay un señor llamado Wu que tiene dos esposas. Ya me cae mal. Esta promete. Además tiene dos hijas, una de cada mujer.

DH: La madre de esta Cenicienta muere y queda al cargo de la otra mujer y la hermanastra, que no son tan buenas. Le mandan las peores tareas (parece que eso es lo único que se repite en cada cuento, junto con lo tonta que puede llegar a ser la prota en cuestión) y le hacen calzar zapatos pequeños. La llaman Pies de Loto, porque suena muy bien y tiene los piececitos diminutos.

M: Por fin nos ofrecen una explicación lógica a por qué los zapatos solo le sirven a ella. Un día, mientras Pies de Loto lavaba, se encontró con un pez parlante de oro que se convirtió en su mejor amigo y resultó ser la reencarnación de su madre. ¿Sabéis que significa eso? Que las drogas son muy malas. 

DH: A mí me hace preguntarme cómo se mantenía a flote. El oro se hunde. 

M: Sería oro falso, como el de las nueces imaginarias que repartimos en los retos. El caso es que como la madrastra es una cerda, se disfraza de su hijastra, descuartiza al pobre pez y lo sirve de cena... o puede que de comida. Creo que una vez escuchas lo del descuartizamiento, la hora en cuestión importa poco.

DH: Pero una amable viejecita que pasaba por allí le dice a Pies de Loto que guarde las espinas. No porque hubiera crisis, sino porque resulta que son espinas mágicas concede-deseos.

M: A ver si lo he entendido… La chica se guarda las espinas (que serían el equivalente de los huesos) de su madre reencarnada para obtener las cosas que desea. Algo va muy mal en esa familia. O tal vez solo intenta ver el lado brillante de la vida, que dirían los Monty Phyton.

DH: Brillantes como los zapatos de oro que le concede el pez muerto cuando la chiquilla quiere irse a una fiesta de fin de año a buscar marido. Ahora bien, siendo de oro, los zapatos deben pesar así como una barbaridad. Por lo que pierde uno cuando tiene que huir porque su madrastra la ha reconocido. Obviamente los chinos no tienen al estilista de Superman, que solo poniéndose unas gafas evitaba que persona alguna lo reconociese.

M: En su carrera, pierde uno de los zapatos y al llegar a casa también le desaparecen todas las cosas que pidió, salvo por el otro zapato. El que se le perdió lo encuentra un mercader que se lo vende a un rey.

DH: Y el rey no piensa "con un pie así, debe ser una niña". No. Lo que piensa es: "¡Tengo que encontrarla a toda costa!" Y empieza a probárselo a toda mujer viviente... incluyendo la hermana, que aunque se ha mutilado el pie para que entre en el dichoso zapato, no engaña a nadie. Tanto esfuerzo a la porra. Casi me da pena.

M: Toda la pena que puede dar alguien tan “especial” como para cortarse un pie para entrar un zapato… Creo que leí algo así relacionado con meñiques y tacones. En fin, el caso es que Pies de Loto acude al castillo con el otro zapato y al principio el rey cree que es una criada mentirosa. Pero entonces se prueba el zapato y pasa de ser una criada andrajosa a la futura reina. Moraleja: si tienes oro, se te abren todas las puertas, hasta las de palacio.

DH: Ahora bien, dejar a tu madrastra y hermanastra boquiabiertas, eso no tiene precio.

M: Y para todo lo demás, Mastercard. No solo las deja boquiabiertas. También las deja en una cueva hasta que una lluvia de piedras acaba con ellas. Luego está, la versión de Perrault es la misma que la de Disney. Cabe mencionar que en esta, Cenicienta, que es idiota, perdona a sus hermanastras e incluso las casa con dos nobles.

DH: En la versión de los hermanos Grimm, en cambio, en vez de hada madrina hay un pájaro posado en un avellano que le concede tres deseos, porque en este caso el príncipe se monta una macrofiesta de tres días. 

M: El avellano, además, lo plantó la propia Ceni junto a la tumba de su madre y lo regaba con lágrimas. Los hermanos Grimm debían de ser personas muy felices. Es la impresión que me da cuando leo sus cuentos. Se nota porque la hermanastra mayor se corta los dedos y se calza el zapato, y el príncipe se lo cree… hasta que dos palomas le dicen que ella no es la verdadera dueña del zapato.

DH: Normalmente el príncipe no va creyendo a palomas parlantes porque sí... pero en este caso lo hace porque ve la sangre y tal. Y lo mismo con la otra hermanastra, que se corta un trocito de talón. Porque las reinas, total, no tienen que andar.

M: Por supuesto que no… Por algo tienen lacayos. El caso es, que al final el príncipe encuentra a Cenicienta. Se casan y son muy felices. Y a las hermanastras unas palomas las dejan ciegas. Eso les pasa por hacerlas trabajar. 

DH: Y ahora, dejemos la historia y vamos con la tele, porque la de Disney no es una adaptación tan especial. Hay más de una película que narra la historia de Ceni...

M: Por ejemplo, Por siempre jamás. Una película, protagonizada por Drew Barrymore y Anjelica Huston entre otros, que me encanta.

DH: A mí también me gusta: Leonardo DaVinci en el papel de hada madrina está espectacular, la verdad.

M: También tenemos, Ella Enchanted, en la que sale Anne Hathaway y que es una adaptación de El mundo encantado de Ela de Gail Carson Levine.

DH: Otra gran película, aunque el libro está mejor. Ahora bien, no debemos olvidar que La Cenicienta es, al fin y al cabo, la chica miserable que se vuelve princesa. Así que si pensamos en cualquier plebeya que alcance una mejor posición al final de la historia estamos hablando de una Cenicienta, ¿no?

M: Sí. La historia es ya un tópico, como el de Romeo y Julieta. Además, cada dos por tras sale una nueva película protagonizada por alguna niña Disney que nos cuenta la historia de una Cenicienta moderna.

DH: Con cancioncitas. Además, como ahora está de moda la reinterpretación de los cuentos, nos llegan cosas como la Cenicienta de Once Upon a Time, la de Érase una vez un cuento al revés...

M: La de Shrek, la de Grimm, etc. En la Saga de Geralt de Rivia, se hacen muchas referencias a los cuentos clásicos, y La Cenicienta es uno de ellos. ¿Os he dicho alguna vez que amo a Sapkowski de una forma puramente intelectual por encima de todas las cosas? 

DH: No sé si a ellos, pero a mí me lo repites al menos una vez a la semana. La pobre Cenicienta ha llegado incluso a ser convertida en androide en Cinder, ese libro que hace una reescritura de nuestro preciado cuento.

M: Incluso en la mitología nórdica podemos ver ciertas reminiscencias. Al fin y al cabo, Odín, para compensar a Skadi por haber matado a su padre y apaciguarla, le deja elegir un marido entre los dioses. La única condición era que tenía que elegirlo mirando solo los pies de los candidatos. Dioses… ¡Qué caprichosos son! 

DH: Pues vaya, hoy va de pies la cosa. Mejor eso que que vaya de culo, claro... Jeje... ¿Lo pillas? De culo...

M: Sospecho que ya estamos en camino… porque el chiste me ha hecho gracia.

DH: Entonces es que deberíamos dejarlo por hoy. Sin duda los nueceros agradecerán un descanso después de tanta violencia y emoción en los cuentos.

M: Me parece bien. Pero antes de irnos, aquí están las preguntas de la entrada: ¿Os gusta La Cenicienta? ¿Conocíais sus orígenes? En un concurso de Mary Sues, ¿quién ganaría, la Bella Durmiente o Cenicienta?

DH: ¡Hasta la vista, nueceros! ¡Cuidado con los ratones!




P.D.
M: Nuestro propósito para el año 2013 es actualizar más.
DH: Creo que no es muy difícil. Pero no hemos empezado con muy buen pie.
M: Bueno, todo es ponerse. Tengo fe en nosotras. Soy una ilusa.