SOMETHING WICKED THIS WAY COMES...

15 de junio de 2014

Jane Eyre - Charlotte Brontë

(Empieza a sonar Back in Black de AC/DC. El telón se abre lentamente. El escenario está lleno de humo e iluminado con luces de colores. Entran Morrigan y Dark Heart con la cabeza bien alta, antes de tropezar con la alfombra roja y caer de bruces.)

M: (Levantándose del suelo de un salto.) ¡Buenas noches, nueceros!

DH: (Se levanta, con dificultad, quejándose y limpiándose la falda de polvo y humo). ¿Nos echabais de menos? (Se escucha una tos entre el público) Repito: ¿NOS ECHABAIS DE MEEEENOOOOS? (Un arbusto rodante pasa por delante. Le da una patada). Yo lo he intentado.

M: No podemos culparles. Seis meses es mucho tiempo. Y han pasado tantas cosas desde entonces... Has visto a Neil Gaiman, el rey ha abdicado, me he autoproclamado reina...

DH: Eso no son muchas cosas para seis meses... También hemos estudiado mucho: esa es la razón que se hayamos estado tan desaparecidas. Pero el verano está a la vuelta de la esquina y podremos actualizar más seguido, como todos los aquí presentes desean... (El conserje se despide con la mano y cierra la puerta desde fuera, con llave) ...O algo.

M: Sí, lo bueno de habernos aislado del mundo como ermitañas para estudiar es que no tenemos vida. Podremos dedicaros todo nuestro tiempo. Acaberéis hartas de nosotras. O eso espero. Así agradeceréis nuestra próxima ausencia prolongada.

DH: Dicho así parecemos unas antisociales... Lo cual no dista mucho de la realidad. (Da una palmada). ¡Pero nosotras hemos venido aquí a hablar de nuestro libro! ...El que hemos leído, claro.

M: Y se trata ni más ni menos que de Jane Eyre de Charlottë Brontë. Ficha técnica, manifiéstate. 
Jane Eyre

Tomo único
Jane Eyre: An Autobiography | Charlotte Brontë
Penguin Books | AE: 2006 | AP: 1847
ISBN: 0141441143 | 521 págs.


Habiendo crecido huérfana de padres en casa de una cruel tía y en un duro colegio de la beneficencia, Jane Eyre se convierte en una superviviente independiente y con espíritu, cualidades que le ayudan cuando en su trabajo como institutriz en Thronfield Hall. Pero cuando se enamora de su sardónico jefe, Rochester, el descubrimiento de su terrible la fuerza a hacer una elección. ¿Debería quedarse con él sin importar las consecuencias o ser fiel a sus convicciones, incluso si eso significa abandonar al hombre que ama?



DH: Jane Eyre no necesita muchas presentaciones, ya que es una de las obras maestras de la literatura inglesa. Todos sabéis de qué va, probablemente, pero para los despistados, os haremos un mini-resumen. Esta es la historia de Jane... Jane Eyre. Que no, no es espía, sino una niña huérfana a la que su mezquina tía mete en un internado para que no moleste.

M: Algo que a Jane no le importa demasiado porque está hasta el mismísimo de su santa tía. Una vez allí, la preparan para hacer el único empleo disponible para una señorita en la época victoriana. El de institutriz.

DH: ...En realidad no es el único empleo. Pero sí el más decente. Ya sabemos que a los victorianos le gustaban los... presbiteranos. Montones de locales presbiteranos en las calles de Londres, con sus presbiteranas de moral dudosa, escotes firmes y faldas ligeras. (Carraspea). El caso es que la institutriz consigue trabajo pronto, y como no podía ser menos, lo hace en una gran mansión con un noble... y un terrible secreto en el desván.

M: El noble se llama Rochester. Edward Rochester. Y aunque la cosa sería mucho más interesante si fuera él el objeto de las atenciones de Jane, lo cierto es que está allí para cuidar de una niña, Adéle, protegida de Rochester. La cuestión es que, como todos sabréis ya, o bien porque lo habéis leído, o bien por la cantidad de películas que se han hecho sobre el tema, niñera-jefe-loveisintheair, empieza a saltar chispas entre los dos.

DH: Pero el noble tiene fantasmas en el armario. Y digo en el armario sin ningún guiño a los posibles fics que se podrían escribir sobre Rochester, que al fin y al cabo vive todo el día rodeado de mujeres. El caso es que hay sucesos extraños. Y una mujer desconocida que grita y prende fuego a cosas. Nada, lo normal en cualquier mansión victoriana de reminiscencias góticas. Nosotras mismas tuvimos un pequeño problema en nuestro chalé de verano en Escocia, el año pasado... Me voy del tema.

M: ¡Dark! Juramos que no volveríamos a hablar de ella, ni de esa terrible noche de verano, ni del cadáver que tuvimos que enterrar... (Sonríe encantadoramente.) Como íbamos diciendo. Hay una presencia extraña que se dedica a hacerle la puñeta a los habitantes de la casa, especialmente a Jane y... hasta aquí podemos leer sin spoilearos.

DH: Así que pasamos a los personajes, porque hay suficientes, y suficientes tópicos en ellos como para agradaros cualesquiera que sean vuestros gustos. Por ejemplo la protagonista, Jane. Jane es... un poco Mary Sue. Es la Cenicienta que tiene que convivir con su malvada tía y sus mezquinos primos. La Candy Candy a la que envían a un internado para enderezarla, donde hará amigos pero también tratarán mal... Quizá algunos seáis un poco jóvenes para saber quién es Candy Candy... Si es así, buscadlo en Google y un día de estos os contaré su historia (Suspira como una adolescente de anime con grandes ojos llenos de corazones algo que suena como "Anthony").

M: Sí, pero al contrario que Cenicienta, Jane Eyre tiene un espíritu rebelde. No es una rebeldía obvia, de las de quemar corsés, pero sí lo bastante evidente como para escandalizar a los hombres victorianos de la época, a los que les daba pánico que se les acabara el chollo del patriarcado. Aún quedan algunos así, por desgracia. Jane es una mujer independiente que se rige por su propio código moral. Un código que a veces se adapta a las convenciones sociales y otras veces no, pero que siempre atiende a lo que ella considera correcto. 

DH: Bueno, eso es obvio por la manera en la que intenta buscar trabajo y no marido. Incluso cuando conoce a Rochester no es una relación obvia, sino que ella intenta seguir en su sitio: el de la niñera. Por mucho que él, que es un poco cínico, intente provocarle. Porque seamos justos: Rochester no es el caballero ideal que esperamos en una novela romántica de la época... Yo, de hecho, no es que simpatizara especialmente con él... ni siquiera entiendo qué le ve Jane.

M: Yo tampoco. Cada vez que abre la boca me dan ganas de abofetearle. Bueno, exagero. Digamos que en tres cuartas partes de sus intervenciones. Pero por alguna razón, la pareja en sí funciona, y quieres que acaben juntos. 

DH: Aunque sentir algo por la niñera no rompe con su ritmo social. Por ejemplo, no evita que traiga a mujeres a casa y coquetee con ellas. Y además es que son las típicas chicas vanidosas a las que te dan ganas de estrellar la cabeza contra la pared... Quiero decir, de lanzarle una taza de té y manchar su adorable vestido. Yo tengo la firme idea de que Rochester solo hace que la corteja para poner celosa a Jane. Y si esto fuera una novela romántica al uso, probablemente hubiera acabado herido en el intento.

M: Oh, sí. Blanche. (Pronuncia su nombre como si fuera un insulto.) Como la odio. Es la versión victoriana de la mala malosa de la literatura actual. Luego están los Reed: la tía y los primos de Jane. Son todos para darles de comer aparte. Pero el primo especialmente. Es cruel y mezquino. Y lo odiamos, ¿a qué sí, mi tesoro?

DH: Y Jane demasiado tonta, porque los perdona. Incluso si la encierran en una horrible habitación roja. Incluso cuando la echan a patadas de casa y la llaman mentirosa. Pero luego hay gente buena, también. Como la amiga que hace en la escuela... O el ama de llaves de la mansión. O la pupila de Rochester, que está un poco mimada pero es aceptable.

M: También están los Rivers, de cuya implicación no podemos hablar pero cuyo carácter merece la pena mencionar. St. John Rivers es un idiota insoportable. Vale, tal vez no esté siendo del todo exacta... Es un idiota fanático insoportable. Está tan obsesionado con la religión, que a su lado Sebastian Vael parece ateo. 

DH: ...Bueno, tienes que estarlo si vas a hacerte misionero. Y tienes que estarlo, si intentas arrastrar contigo a los demás... (Carraspea) Pero permitidme que mencione a Bertha Mason, aunque no os diga quién es. Y, que para vuestra información, si estáis interesados en ella y su historia antes de Jane Eyre, hay una novela que, personalmente me gustó, llamada Wide Sargasso Sea. No está escrita por la misma autora, claro, pero igualmente es una precuela digna. Y hasta aquí el momento de publicidad.

M: Es un personaje trágico y digno de compasión. Aunque sospecho que la autora no esperaba que despertara tal sentimiento. Por mucho que se empeñara en hacerla quedar como la mala de la película, lo cierto es que es una víctima más. Se la describe en términos que han hecho correr ríos de tinta entre los teóricos post-coloniales y feministas. Lo cierto es que demuestra un poco la mentalidad imperialista de la época. Si queréis saber de qué hablo, tendréis que leeros el libro.

DH: Pasemos a otra cosa... Porque hay mucho que hablar de esta novela. En primer lugar, el argumento puede parecer lleno de tópicos, pero lo es desde el punto de vista que tenemos hoy en día, donde creemos que ya está todo visto. Pero aun así, os puede sorprender considerablemente. Es una telenovela del siglo XIX, con su sufrimiento, sus giros rocambolescos y las personas que creemos que son lo que no son. Y de ahí que hayan salido como mil películas y miniseries sobre ella.

M: E inspiradas en ella. Hay un montón de Jane Eyres modernas pululando por ahí. Entre los temas más importantes de la novela, nos encontramos con el tema de la mujer en la sociedad. En la época victoriana, las mujeres no tenían ningún tipo de independencia económica. Estaban ligadas legalmente a los hombres, bien fueran sus padres o su esposos. En un mundo de grandes transformaciones, en plena revolución industrial, era obvio que las cosas necesitaban cambiar y que no se podía seguir ignorando algo tan importante como los derechos de la mujer. 

DH: El hecho de que el libro esté escrito por una mujer, al fin y al cabo, es algo que no debemos ignorar. Las tres hermanas Bronte, de hecho, empezaron su carrera con seudónimos masculinos. Jane Eyre es un reflejo de lo que ellas tuvieron que vivir, de alguna manera: su familia no era especialmente pudiente, así que ellas tuvieron que trabajar de institutrices, en el extranjero, para poder vivir. Visto así, ¿os la podéis imaginar escribiendo lo que le hubiera gustado que le pasara a ella? Porque yo sí. Y tal vez por eso el libro me gusta tanto: porque lo veo como un reflejo de lo que a la autora le habría gustado ser. Independiente, fuerte, con suerte... y, bueno, sí, querida por un hombre y deseando una gran boda y una vida sin preocupaciones. Que puede sonar decimonónico, claro, porque lo es: a todas las chicas de la época les comían la cabeza con que para ser exitosas había que casarse con alguien de fortuna.

M: Pero los hombres de fortuna querían casarse con mujeres con dote. Y ese es otro de los temas de la novela. Las clases sociales. Con la ya mencionada revolución industrial, el dinero, y no el título, pasa a ser el elemento fundamental en la sociedad. El enamoramiento de Jane y Rochester desafía todas las convenciones sociales. Él no es solo rico, además es un noble. Y ella no tiene ni título, ni riqueza, ni familia... 

DH: Bueeeeeeno... (Hace un ademán) Algo discutible, como sabréis los que habéis leído el final de la novela... pero no digo nada más del tema que Morrigan me ha avisado de que hago muchos spoilers. No soy yo. Son ellos, que vienen a mí... Solo diré que esto es un cuento de hadas. Y si queréis una disertación sobre lo que opino del final, os pongáis en contacto conmigo... (Carraspea) La religión. Hablemos de la religión. Porque todo escritor de épocas pasadas que se precie parece necesitar meter el tema, ya sea en forma de devotos hasta la muerte, misioneros o curas que sacan tus peores instintos asesinos. Y no, que Jane Austen no se dé por aludida: en Jane Eyre también hay un cura que no deja de hablar. Y cada vez que abre la boca -para mencionar el infierno y el castigo de los mentirosos- deseas más que su muerte sea lenta y dolorosa, a ser posible en la Habitación Roja.‏

M: Sí, el señor Brocklehurst es un idiota, y la personificación de la hipocresía. Es el tesorero del internado al que asiste Jane y, mientras las niñas del internado viven privadas de todo por el bien de su rectitud moral, sus hijas tienen todo lo que puedan desear. Es una crítica bastante clara a las instituciones religiosas. Y además le tiene manía a Jane. Manía de la de verdad, no de la de fin de curso cuando te dan las notas. 

DH: Es lo que tiene la rebeldía: que te buscas enemigos poderosos. Mira Heidi con la señorita Rottenmeyer. Mira Katniss y Snow (Les susurra, a los nueceros) Morrigan se está leyendo Los Juegos del Hambre. (Se endereza). Míranos a nosotras mismas, que vivimos bajo la sombra de Grey y el rencor de E.L. James. Es tan sutil pero tan mortífero que ni siquiera sabe que existimos.

M: Pero el rencor está ahí. Otro tema a mencionar es el conflicto entre la pasión y el deber. Jane se ve obligada a elegir varias veces entre lo que quiere hacer y lo que debe hacer. Y generalmente hace lo que debe. Porque es demasiado buena persona...

DH: Este es un tema que sigue vigente. Yo siempre tengo que decidir entre irme a leer o hacer la croqueta en la cama, que es lo que quiero, o irme a estudiar y a trabajar en mi TFM, que es lo que debo... pero no soy como Jane, así que la cosa normalmente queda en un 75% de lo primero y un 25% de lo segundo. Porque la carne es débil.

M: Lo entiendo. Sobre todo desde que descubrí Tumblr. 

DH: Finalmente, solo deciros que Michael Fassbender sale muy bien en la película que han hecho... Digo... que es una gran adaptación. Por si tenéis libre un día...

M: Y eso es todo por hoy queridos nueceros. Nos vemos en la próxima actualización. Intentaremos no tardar otros seis meses.

DH: (Mueve la mano, despidiéndose) ¡Hasta la próxima! ¡Si estáis de exámenes, mucha suerte a vosotros!
7.5/10
Jane Eyre, una chica que los tiene bien puestos. Y no, no nos referimos a los corsés.





P.D. 
DH: Morri, Morri, ¿cómo se llamaría la protagonista si fuera un globo?
M: Miedo me da.
DH: Jane-de-aire. 

9 comentarios:

  1. Sólo he visto la película, y lo único que puedo decir, el principal recuerdo que tengo de ella... es que me enamoré del señor Rochester xD
    Después de tanto tiempo sin veros actuar, me ha encantado el espectáculo jaja
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. bueno es un libro que quiero leer y claro ver alguna adaptacion

    ResponderEliminar
  3. He visto algunas adaptaciones y al libro muerto de risa en mi estantería XD Espero que vuestra reseña sea el empujón que me falta para leerlo de una puñetera vez.

    ¡Morrigan, léete rápido Los Juegos del Hambre, que quiero reseña! ò_ó

    ResponderEliminar
  4. ¡Como se os echaba de menos! vuestras reseñas siempre son un pequeño oasis en este gran desierto de la bloggosfera. No he leído el libro, pero que lo hayáis puntuado con un siete y medio debe de dar alguna que otra pista sobre su calidad. Intentaré guardarme los instintos homicidas hacia mister Rochester y disfrutar de esta versión de Mary Sue con más carácter.
    Suerte en los exámenes (si aún tenéis) y volved pronto!

    ResponderEliminar
  5. Me gustó mucho cuando lo leí hace ya tropecientos años, ahora dudo que me gustara tanto como entonces.
    Y por cierto, ¡bienvenidas al mundo de nuevo!!! Os echaba ya de menos eh!
    :)

    ResponderEliminar
  6. ¡Dioses, cómo extrañaba sus reseñas! Buena reseña, pero siendo sincera dudo que lea el libro, ya que no me llama demasiado la atención; veré que tal la película o algo así...

    ResponderEliminar
  7. Pues a mi Rochester me crispaba un rato. Muy amargado que era a veces el hombre, aunque claro, tenía motivos. Yo he leído el libro dos veces y me encantó. De hecho, me parece mejor que Cumbres Borrascosas, de su hermana (ya podríais hacer una reseña de ese también, lo dejo a sugerencia).

    Vosotras tampoco actualizáis mucho, pero peor soy yo que apenas me he pasado también (soy la que antes se llamaba The Source Of Freedom -me cambié el título de blog- pero me cambié el nick). Ojalá ambas partes podamos tanto actualizar (vosotras) y yo pasarme. Que vuestro blog mola mucho.

    Un saludo y os traigo otra sugerencia: Bajo la misma estrella de John Green.

    ResponderEliminar
  8. Qué blog más bien hecho... no he podido resistir la tentación y he tenido que suscribirme¡¡ saludos¡¡¡ y qué bien lo haces¡¡

    ResponderEliminar
  9. Bueno, este libro es mi favorito junto con Cumbres Borrascosas. Soy bastante rara, porque en este tipo de casos sobre fanaticos religiosos me rio ante sus sermones colericos y lo hago cual loca de manicomio. Ante los hipocritas me dan coraje y hace que me ponga en lugar del personaje así como a reflexionar (es admirable que un libro cause tantas emociones y reacciones en mi) Rochester es un heroe de Byron y como todo Byron debe ser malo, seductor irresistible y un tanto vampirico, con discursos propios del alma de un poeta declamados con voracidad y furia así que me pareció normal y con normal me refiero a increible porque jamas me canso de los Byrons mucho mas con pinta victoriana. Jane me parecio fuerte, una mujer echa y derecha con fuerza de voluntad y me ponía a pensar junto con ella qué era lo mejor. En cuanto a la autora...debo decir que soy una aficionada a las Bronte y sé de buena mano que ella tenía un amor imposible y secreto con un señor así que podría decirse que es algo "autobiografico" en ese punto. En fin, no me extraña que las bronte plasmen tanto de ellas y sus pensamientos. Ya lo vi En cumbres borrascosas, emily era intransigente y para que decir Anne! Una estrellita

    ResponderEliminar

Déjanos tus opiniones, pensamientos, o amenazas de muerte. ¡Pero siempre con el debido respeto! Los comentarios que consideremos ofensivos o spam serán eliminados.